MÚSICA PARA EL ALMA

martes, 16 de enero de 2018

DECIRTE ADIÓS



DECIRTE ADIÓS

Supongo que decirte adiós
es algo harto complicado.

Aún siguen latiéndome
tus dedos al lado del alma,
como si no tuvieras ausencia
si quiera, ni besos efímeros.

Eres quizás como el agua
que nunca acaba de marcharse
de la ola, aunque se rompa
incesantemente el mar y su corriente
en la orilla.

Eres la patria que no queman
las banderas, y la tierra
que nunca acaba de marchistarse
ni con el ampo blanco de la nieve
ni la torridez inexorable del verano.

Y así, inmensamente,
me sigues viniendo a los recuerdos,
en un adiós que no acaba
de irse nunca.

Es tan difícil decirte adiós.

domingo, 14 de enero de 2018

SIN MAREJADA EN EL OLVIDO



SIN MAREJADA EN EL OLVIDO

Recuerdo que antes el mar
se miraba tranquilo en sus ojos,
cual espejos añiles de bondad.

Y aún sigue bramando tranquilo.
Por lo pronto, en las pupilas
ausentes de mi madre,
no se prevé marejada de recuerdos.

Tan solo la calma de su olvido.

sábado, 13 de enero de 2018

SE NOS AMARGÓ EL DULCE



SE NOS AMARGÓ EL DULCE

Recuerdo aquellos días
de nubes de algodón ingrávidas
en las que las alas del paladar
volaban hacia el sabor
de los sueños sin miedo.

Aquellas tardes de utopías
posibles, y pájaros hermoso
en el pensamiento, sin el anhelo
a la medalla ajena
o la prisa por morir un poco
más en la oficina.

Todo era maravilloso, dulce,
encantador y tierno.

De repente, no se sabe cómo
pero nos dijeron que lo bueno
ha de acabarse pronto,
los Reyes ya no volvieron
a pasearse por nuestra inocencia,
y se nos amargó el dulce.

En todo caso, traigo buenas noticias.
Aún queda un trozo de pastel
lleno de sueño. Acérquense
a la esquina de la esperanza,
y ante todo lleven en ristre
la dulzura de seguir soñando,
pese a la gravedad de la ciudad,
y un mundo de adultos cansados.

Para que quitemos la amargura
a ese dulce de entonces.

Cuando vivíamos sin más.
¿Se acuerdan todavía?

viernes, 12 de enero de 2018

FANTASÍA NO ES



FANTASÍA NO ES

Fantasía no es solo
que lluevan las estrellas
para inundar a la ciudad
de la luz que le falta
en las miradas sombrías del asfalto.

Es algo más: tal vez,
seguir volando después
de que alguien algo mayor
venga a cortarnos las alas
de buena suerte de la infancia.

Y seguir creyendo en la utopía,
aunque no haya lugar,
más allá de la fantasía.

EL SILENCIO NO SIEMPRE CALLA



EL SILENCIO NO SIEMPRE CALLA

El silencio no siempre calla.
De hecho diría que la soledad
habla mucho de tristezas pasadas
o magias pasajeras
como un poema al viento,
desde un beso del aire.

Habla, canta, grita
desde los golpes sonoros
de la conciencia.

Desde los latidos del alma,
no siempre calla el silencio.

martes, 9 de enero de 2018

NO HAY NADA INFINITO



NO HAY NADA INFINITO

No hay nada infinito,
pero tampoco imposible
de abarcar para los brazos
inmensos y tiernos del alma.

Puede que el mundo sea pequeño
para abarcar todos los encantos
y desencantos de la ciudad,
pero en el mar la belleza
no tiene tampoco esquinas,
aunque no haya nada infinito,
ni tampoco imposible.

Tan solo vuela con aquellas
grávidas alas de entonces:
¿aún recuerdas cuando
en los ojos no te había madurado
la gravedad de los hechos?

No hay nada infinito,
pero tampoco imposible.

Vuelve a volar por tus sueños
tan solo, como cuando eras niño.

lunes, 8 de enero de 2018

SOLO SOMOS UNA VIDA



SOLO SOMOS UNA VIDA

Solo somos una vida,
un espacio, un lugar de recuerdos,
una habitación llena de dudas,
y tiempo que se nos va
entre los grávidos dedos
de un mundo que se marcha,
sin más, ni menos, ni olvido.

Solo somos una vida.
Y mientras nos dure,
instalémonos en la belleza.

Solo somos y tenemos una vida.