MÚSICA PARA EL ALMA

viernes, 23 de junio de 2017

LA MAGIA DEL OLVIDO



LA MAGIA DEL OLVIDO

Ya se le ha olvidado que era ella.
Pero sus cosas siguen intactas.

Su sonrisa de magia.
Sus ojos marinos y celestes
en cuyas pupilas me pierdo
como el capitán Nemo
en sus leguas de viaje submarino.

Sus labios curtidos y sinceros.
Su magia de olvido
que brilla aunque se tope,
a veces, con la ausencia
y el pavimento del suelo
cuando el recuerdo no sabe
alzar tampoco bien la mirada.

Ya se le ha olvidado que era ella.
Pero sus cosas siguen ahí,
intactas, incólumes ante el tiempo
y la desmemoria.

Sus manos apegadas a mi tacto.
Su rostro simple y estrellado,
de constelaciones pobladas de ternura.

Y su sonrisa de magia,
y su magia del olvido.

Mamá, aunque te olvides de ti, sonríe.
Sigue sonriéndome las mañanas
de magia.

jueves, 22 de junio de 2017

TU LUZ ES TUYA



TU LUZ ES TUYA

Tu luz es tuya.
Solo recae sobre ti mismo
la responsabilidad de encenderla.

No dejes que te la apague
a cada momento el miedo,
porque quizás tu conciencia
también tenga al mundo
por inundar de magia.

Tu luz es solo tuya

lunes, 19 de junio de 2017

TIENE GRACIA



TIENE GRACIA

Tiene gracia
que el cielo parezca
derramar risas de agua
en la lluvia, mientras mi soledad
inunda de tristeza mis mejillas.

Supongo que hasta pensarte
en lontananza es maravilloso,
aunque ahora mismo hasta la risa
del cielo sangre de ausencia.

Tiene gracia no olvidarte,
después de todo.

domingo, 18 de junio de 2017

NADIE MIRARÁ CON ESTOS OJOS



NADIE MIRARÁ CON ESTOS OJOS

Nadie mirará con estos ojos
la tierra que pisan mis pies,
y el mar que surcan mis poemas,
y el universo que se desliza
en mi efímera palabra humana.

Nadie mirará con estos ojos
lo que contempla mi alma,
aunque tal vez mi soledad
la comparta con unos cuantos
que quieran saber de mi olvido,
de mis cosas y de la manera
en la que estos ojos
miran el mundo, únicamente.

Nadie volverá a mirar
con estos ojos, los míos,
al mundo, aunque quizás
sea hermoso que en mi soledad
alguien los descubre,
aunque nadie lo vuelva a mirar
así al mundo, únicamente.

2 HAIKÚS ENCADENADOS



I

No se detiene.
Rauda, veloz y fugaz,
camina sola.

II

En un suspiro,
y se aquieta y calma
hasta el fin la vida.

A VECES OCURRE QUE VIVIMOS



A VECES OCURRE QUE VIVIMOS

A veces ocurre que la lluvia
se muere por nuestras mejillas,
triste y apesadumbrada
como una tarde gris
sobre el horizonte urbano,
como un río ya sin fuerzas
en los brazos infinitos del océano.

A veces ocurre, a veces.
A veces ocurre, y sucede
que solo se suceden latidos,
mientras hay tormenta
en el corazón y el alma
se nos baja pesada a los pies,
como si no soportara más
la gravedad fútil de mantenerse
en pie solo por mantenerse.

Como si no quedasen puentes
de besos hacia la belleza,
y se hubiese agotado en alguna parte
el amor como se agosta el campo
cuando una dulce tormenta de agua
no acaricia de cuando en cuando
la tierra.

Pero también ocurre, a veces,
que se nos enciende una idea,
mientras andamos, y se abre
el mar a nuestros pies
sin que Moisés nos acompañe
como en aquel éxodo.

En ese momento quizás sentimos
que estamos de viaje
por el mundo hacia la poesía
que supone existir humanamente
en cualquier instante.

Y, entonces, también,
a veces, ocurre que vivimos.

viernes, 16 de junio de 2017

CÓMO FUE LA MÚSICA



CÓMO FUE LA MÚSICA

Resultaba que el viento
podía ser algo más
que aire de viaje constante
por la bóveda celeste.

Vibraba como los poros
al roce de una ventisca
o el suave toque transparente
del mar en la piel.

Sentía casi como el corazón
cuando se duele o se alegra.

Y poseía verbo como las palabras
cuando andan solas e intrigantes
en la metáfora hacia algún poema.

En aquel momento, 
puede que sucediera
algo inefable y maravilloso.

El aire y la armonía del viento
se enamoraron en un acorde
de aquella misteriosa sensación
que llevaba al silencio
a un periplo incierto
por el sonido y su velocidad
de belleza y encanto.

Y del aire y la idea
del viento como su viaje
por el cielo enamorado
de sus gaviotas blancas
y siempre inquietas,
se pasó a algo más hermoso aún.

Según se dice,
así fue cómo nació la música