MÚSICA PARA EL ALMA

viernes, 31 de agosto de 2012

PRECISO AMOR




PRECISO AMOR



Preciso amor.



Eso que algunos parece sobrarles



en esquinas sin demasiada historia.











Y preciso tiempo



para el amor y la belleza.





Preciso de ganas de contemplar



el mundo como algo más que tierra



vencida a la galaxia.





Sin rendirme, sin dejar de ser



precisando siempre amor,



y tiempo.



.



Y preciso que sigas conmigo,



como pueden seguir ellos



los pasos cansados del asfalto.





Preciso que me mires también.



Que nos miremos.



Cruzar de cabo a rabo



tus ojos como si las pupilas



tuvieran orillas en alguna estrella.




Preciso el mar como las olas



su corriente para cabalgar la playa.



Porque yo solo no valgo



para la belleza.



Ya decía alguien que la felicidad



solo es bella cuando se comparte.




Y yo preciso mi tiempo,



tu tiempo y vuestro tiempo



para amar, y tener más tiempo



aún para la belleza de esta ciudad



que, en los versos, se torna



caracola, horas naranjas,



segundos azules o calendarios



de no importa qué color



forma o universo.




Preciso ahora la vida,



tu vida, vuestra vida.



Para el amor, para la belleza.



CARNE CRUDA





CARNE CRUDA

Ya dicen los expertos
que la carne cruda es indigesta.

No se puede morder bien,
y puede resultar perjudicial.

Hay que cocinarla en su punto
para que pueda masticarse bien.

No conviene tampoco
que trocearla haga mucho ruido.

Cualquier cuchillo debe valer
para cortarla sin más,
aunque ande, a veces, la ternera
algo caduca e insípida.

Y supongo que, en fin,
la carne cruda no debe tampoco
tener voz, no vaya a ser que el ganado
se queje demasiado
cuando lo lleven al matadero.

Callarse es la obligación
de las recuas proletarias ahora.

Porque somos carne cruda
que resulta indigesta.

Con tristeza esta mañana
te digo hasta luego, Carne Cruda,
solo esperando que otro día
se me siga indigestando
la falsa democracia de la mordaza,
y la carne demasiado bien hecha.
en un menú de mordaza,
cruz, pan y bastos.

jueves, 30 de agosto de 2012

POR EL FUTURO



POR EL FUTURO


El futuro ahora es mi instante.

Y puede que haya puentes

que se tiendan ahora a los sueños

como enredaderas a las fachadas

de estas casas de la Vieja Europa.



Y es frágil y leve, a veces,

como las alas de Campanilla,

la inocencia de Peter Pan

o el peine del viento

cuando roza la arboleda,

y parece disiparse cual lluvia

de las ventanas

al amainar la tormenta.



Sin embargo, en cada paso

una nueva huella se colma

de esperanza.



Y sigo caminando hacia adelante.

El corazón con ímpetu sigue latiendo,

aunque el miedo siga queriendo parar

el pulso y la respiración mundana,

como si al cielo

pudieran ponérsele barrotes

y a los sueños linternas

en una avenida de ciegas farolas:

siempre quedará la Vía Láctea

de un sueño para guiarnos.



Y ya lo he dicho.

Ahora es mi futuro

Incierto es el todavía.

Hoy al menos

vivo con esperanza

YA NO TE ACUERDAS. LO SÉ





YA NO TE ACUERDAS. LO SÉ

Ya no te acuerdas, lo sé.
Todos los que era yo
te querían, te amaban.

Tu voz era la calma
entre voces de guerra,
gritos y revoluciones anheladas.

Sentado en mi silla de madera,
y con la miel en las palabras
esperaba siempre darte un beso.

Los bancos de aquellos parques
eran, entonces, anfitriones
sin parangón de la ternura.

Recorríamos los sueños
en las líneas de tus labios,
en los surcos de mis manos,
en la tierra cariñosa de un abrazo,
mientras los viandantes
despedían melancólicos el tiempo,
y unos jóvenes fumaban
sus sueños en otro rincón.

Ya no te acuerdas lo sé.
Quedan lejos aquellas tardes
en las que reinábamos solos
en la república del afecto,
mientras en la caricia
subíamos a un trono de lujuria,
y nos olvidábamos de las calles
vacías, sin más historia
que los pasos cansados de la gente.

Ya no te acuerdas, lo sé.
Pero todos los que eran yo,
contigo, te querían, te amaban.

CRÓNICA DE OTRO DÍA CUALQUIERA





CRÓNICA DE OTRO DÍA CUALQUIERA


Son las siete de la mañana. El despertador me levanta de esa dulce y mullida superficie de mi cama con ese tierno sonido de timbres y alarmas. Hoy promete ser un día distinto. Tenemos que vestirnos de príncipes y princesas de ocasión para un desfile fotográfico en el que prevalece como siempre la silueta ante el contenido. Y me yergo animado ante la perspectiva de un horizonte rutinario que parece dibujarse con otros trazos, mientras tímidamente el Sol  se asoma en el firmamento y dispara sus primeros rayos de amanecer en mis pupilas.

Me quito el pijama y voy a darme una ducha como de costumbre. Se debe estar bien aseado siempre, no vaya a ser que un olor mefítico pueda pervertir el olfato de cualquier que se halle a tu vera. Luego, abro la nevera y sacio el conato de hambre que comienza a susurrar en mi estómago. Todo no me lleva más de quince minutos. Mientras tanto, afuera un hombre triste parece consumir sus últimas huellas en el asfalto de Holzmen al pasear a un mastín bastante grande. En la mirada le queda solo ese último brillo de una tarde al abrigo de algún lejano recuerdo. Puede que su amor siga sentado todavía en los bancos de aquel parque, reinando sin coronas en los tronos de la melancolía.

Y retorno a mi realidad. Hoy promete ser un día distinto, como ya he dicho. Me atavio en mi traje y oculto mi desnudez bajo una camisa blanca y una corbata de color grana que ensalza en parte de mi juventud de mozo, algo pueril todavía. En ocasiones, me siento como esa manzana aún por madurar que no se caído del árbol por obra y gracia de la cabeza y la gravedad de Newton. No le queda demasiado al autobús para pasar y camino los cincuenta metros que separan mi estudio de la parada en la que he de esperarlo. Los rostros resignados sin abrazos de alegría, y de invierno de la gente que me acompaña silenciosamente en la corta travesía desde mi pueblo hasta Mamer y Capellen hacen que me pregunte si realmente serán diferente estas horas que se encargan de recordarme los leves latidos de mi corazón: "puede ser que la vida tenga algo bonito por depararme" - me sigo diciendo. Y entre semáforos, retenciones y ruido como de presión y agobio entre pitos, llego a mi oficina.

Parece diferente. El mundo se ha engalanado para la ocasión. Sonrisas maquilladas. Alegría desbordante en vasos de cristal y champán. El tiempo parece fluir de otra manera. Caudaloso en sus horas como el Orinoco cuando baña parte de Sudamérica con su caricia transparente y silente de agua alborotada. He prometido ser un poco más feliz, y aunque sea consciente de que, tal vez, tras las risas, el alborozo y la fiesta posterior en el Schouberfest, vuelva a suspirar otro adiós en mi consciencia, quiero ser feliz en este preciso momento. Hoy es el momento perfecto para serlo, aunque mañana se baje el telón. Y este teatro siga estando lleno de mármol, ciudad y nostalgia.




miércoles, 29 de agosto de 2012

HOY ES EL MOMENTO PERFECTO





HOY ES EL MOMENTO PERFECTO

Hoy es el momento perfecto
para creer en el todavía.

Todavía puedo tirarme
en paracaídas sin anillas
hacia mis sueños.

Todavía amanece, y es hora
de contemplar cada gramo
de luz en los balcones.

Todavía puede llover poesía
en la belleza recóndita
de una lúgubre calle.

Todavía quedan faros
para mis barcos de esperanza
en un mar de asfalto,
molicie y hastío urbano.

Todavía podemos besarnos,
recorrernos los labios
como olas las orillas.

Darnos luz en las miradas
con las pupilas abiertas
de par en par a la ternura.

Respirar el viento, surcar el aire.
Volar alígeros como los sueños
en zapatillas por el cielo.

Y decir: todavía estoy vivo,
y hoy me late el corazón.

Hoy me digo a mí mismo:
hoy es el momento perfecto
para estar vivo.

martes, 28 de agosto de 2012

NO QUISIERA SABER MÁS



NO QUISIERA SABER MÁS

No quisiera saber más
de ti demasiado rápido.

Quisiera tan solo ahora
abrirte lentamente como una puerta
medio cerrada,
y descubrirte algún día
tiernamente en las manos.

No quisiera saber más
de lo que ya te escribo.

Te quiero conmigo,
solamente.

PESA AHORA SOBRE LOS SUEÑOS





PESA AHORA SOBRE LOS SUEÑOS

Pesa ahora sobre los sueños
algo más que el cansancio.

La voz de Ho Chi Minh,
la guitarra de Víctor Jara
y el agradecimiento a la vida
de Violeta Parra no cotizan
en mercados sin rostro,
frutas y conversaciones.

Ladra en las calles tristes
el estridente fragor
del hambre invisible.

Un joven marcha cansado.
Se detiene en un banco
con la mirada absorta
en algún horizonte lejano:
el futuro ahora es frágil
como los zapatitos de cristal
de Cenicienta.

Una mujer con sombrero de lana
dice que acude a su cita
con los ángeles.

Pero todavía no vienen:
queda demasiado lejos
aún el cielo sobre el crudo asfalto.

Y en los buses contemplo,
a veces, cómo la resignación
dispara despedidas humanas
sobre la tierra todavía sin cavar.

Mientras una prima de riesgo
se columpia en los parqués,
y en alguna esquina de la calle
algunos siguen mendigando
por un pedazo de destino
en el barrio de la injusticia.

Pesa ahora sobre los sueños
toda la gravedad del mundo.

Sin embargo, yo sigo con mis alas
puestas sobre mis pies siempre:
aún no ha habido nadie
que pueda recortar mi esperanza.


lunes, 27 de agosto de 2012

NO SOY DISTINTO





NO SOY DISTINTO

No soy distinto,
sino diferentemente humano.

Tengo miedo también,
aunque bajo el telón de una metáfora
pueda interpretar la obra
de mis sueños, a veces,
sin más balcones que las palabras.

Y siento, y padezco, y lloro.
Y me atraviesa la tristeza
el corazón como una bala
de aire en el pecho
que todavía hace estallar
pájaros de agua en cada verso.


Tengo poco tiempo, a veces,
también para volar
en la nota de alguna guitarra.

La sangre me consume.
Sé que no hay escapatoria
para mi brevedad humana,
y que la eternidad solo tiene hueco
en algún recuerdo.

Como un artista de trampolines
verbales salto al vacío
de un mar de belleza
sin puentes ni cuerdas:
ahogarse en dogales de ternura
no siempre es tan terrible.

Bellamente maldita la dulzura,
me digo entre dulces sollozos.

Y sigue pesándome la gravedad
de mi anónima crónica de sucesos,
que no son ni de centro,
ni de izquierda ni de derecha.

Que hablan de semáforos en verde
en la inmensidad del universo
para aves de paso como yo
sobre este cielo de gaviotas,
estrofas y silencios.

Y escriben mis lágrimas,
risas y gestos sobre otra página
de polvo en el cosmos.

Ya lo he dicho.
Puede que sea artista,
pero al final en mis bolsillos
de sastre melancólico
cargo lo mismo que todos:
mi alma y mi consciencia
efímera de ser humano.

No soy distinto,
sino diferentemente humano.

ANDAR



ANDAR

Ya decía Antonio Machado, de forma bastante acertada, que "al andar se hace camino, y al echar la vista atrás se ve la senda que no se ha de volver a pisar".  Porque, tal vez, andar es algo más que gastar nuestros pasos en aceras de asfalto o senderos de tierra por los que hemos de transitar para llegar a algún destino algo aislado. Y puede que se nos haya olvidado sentir cada paso del camino. Ahondar en cada huella antes de que el mar las borre de las siluetas de arena y brisa marina de una playa, o el tiempo se encargue de llevárselas de cualquier calle en la que los pasos cansados seguirán siendo pasto de generaciones.

Yo ahora, al menos, intento que ardan mis pies sobre el pavimento sin quemar demasiado la ciudad. Miro a mi alrededor, mientras contemplo cómo puebla cada vez más la resignación los rostros de invierno de la gente, cómo se desgastan los sueños sin raíces en la esperanza de mármol del bienestar capitalista. Y aunque no pueda ver nítidamente horizonte alguno al final de ese pasillo lúgubre de desesperanza, bocinas ruidosas y molicie por el que mi vida ha de transitar ahora, soy fiel andante de lo que anhelo, y seguidor acérrimo del parlamento de mi propia esperanza. Sé que tendré buen camino y habrá sillas que me inviten a parar, como decía Silvio Rodríguez. Pero estoy tranquilo. Todavía soy dueño de mis pies para seguir andando por la vida.


HA SIDO DE NOCHE





HA SIDO DE NOCHE

Ha sido de noche.
Hacía algo de frío.
Llovía, y no eran lágrimas
lo que inundaba mi estancia.

Tu sudor bajaba por el cuerpo
de la belleza, mientras te deshacías
leve y sutil como la metáfora
desde la que te contemplo.

Ha sido de noche.
Todo estaba a oscuras.

Amanecía tu cuerpo,
entonces.

domingo, 26 de agosto de 2012

NACIÓN DE LA FELICIDAD






NACIÓN DE LA FELICIDAD


.
He vivido ya algunos años.
Mis ojos han arrancado
desde la pupila la inocencia.


La inocencia pesa, a veces,
ya cual sueño de mármol
en los columpios de la fantasía,
que ya no aguantan la gravedad
de todos mis pasos tristes.
.
Y, algunas veces, solo pienso
en decir adiós a mi camino,
porque parece que no queda camino.
.
Parece, entonces, que en la ciudad
no hay buses que conduzcan
a un barrio cercano a la Felicidad.
.
Los tranvías cargan melancolía.
Y en las esquinas, a veces,
alguien despide otra tarde igual
sobre su sombrero de monedas,
sombra y angustia.
.
Sin embargo, vuelve a amanecer
siempre en los ojos después de cada noche.
La urbe se convierte ahora
en asfalto de aire donde, a veces,
los pies pueden propulsarse
a los sueños sin queroseno,
ni billetes de embarque.
.
Y entonces pienso que la alegría
está tan cerca como la sonrisa
de una niña que ahora juega
a la pelota en un parque.
.
Otra loca bajita que aún se acuerda
de imaginar otro mundo posible.
.
Y yo así me quito el peso
de la tristeza de los párpados.
No espero a estar cansado
para quitarme las cadenas
de la realidad.
.
Y embarco ahora de nuevo
otra vez a la nación de mi felicidad.
Dicen que debo hacer parada
primero en mi esperanza.
.
Y pese a todo, en este momento,
me alegro de ser momento humano.
Otros años más de historia
humana sobre el paraíso
que aún espera sin timón
mi estela de ser y existencia.

REPITO HOY LA MISMA HISTORIA



REPITO HOY LA MISMA HISTORIA

Repito hoy la misma historia.
Los mismos pasos en el polvo.

Otra sala de fiesta poblada
de silencio y melancolía,
cuyas luces solo besan
el sol efímero de alguna vela
en órbita circular sobre la nostalgia.

Y las estrellas vuelven
a quedar un tanto lejos,
mientras muere la tarde:
no llevan tampoco tus ojos
esta noche.

Repito hoy la misma historia
de soledad frente a tu puerta
de labios, recuerdos,
y un cuento de abrazos
sin tacto en la ausencia.

Vuelvo a perderme en tu olvido.

Repito hoy la misma historia
que escribí en aquel mensaje
de ternura sobre tus labios:
amor, amor, amor de lejos....

sábado, 25 de agosto de 2012

ESCRIBIRÍA TU CUERPO



ESCRIBIRÍA TU CUERPO

Escribiría tu cuerpo, y tus labios,
y tu boca, y el contorno
excitado de tus pechos
mientras te toco
si valiera un poema
para que volvieras al amor,
la ternura y el abrazo,
y el tacto del cariño.

Y perdería la primavera
por plantar mis besos
en los tuyos.

Escribiría así,
algo mejor tu cuerpo
sin más línea que la caricia.

SEAMOS EL MUNDO



SEAMOS EL MUNDO

Seamos el mundo
solo un momento
sin el mundo.

Atraquemos la ternura
de un beso en la nación
de unos labios pegados.

Frontera con el amor,
y horizonte en el mar
mientras nos arde la mirada.

Amémonos, simplemente.

Seamos el mundo 
solo un momento
sin el mundo.

jueves, 23 de agosto de 2012

LIBERTAD ES SOLTAR AMARRAS






LIBERTAD ES SOLTAR AMARRAS




Libertad es soltar amarras.

Anclar los sueños al infinito.

Descubrir en cada mediodía

un nuevo sol que recorte

las tardes cansadas de una ciudad

en la que, a veces, transitan

demasiados ocasos ensangrentados

de adiós y nostalgias.

.

Surcar el mar de la consciencia

como si la mente fuera una corriente,

y las palabras una barca

a merced de cada verso

que puede dar la vida.



Libertad es ser como tú.

Es ser también con los demás

un poco cada día si se puede.



Y es, en definitiva, saber

estar vivo sin que la vida

sea nada más que pasar,

hasta marcharse.



Soltando amarras.

Levando anclas hacia los sueños.



miércoles, 22 de agosto de 2012

HAY QUIENES PASAN




HAY QUIENES PASAN



Hay quienes pasan

sin tiempo ni pasos.



Hay quienes arden,

y hay quienes se apagan

como el sonido de un timbre

tras la puerta diciendo adiós.



Y tú pasas de otra manera.

Rozando el abismo con tu recuerdo.

Mirándome sin párpados

en las pupilas llenas de sol

de una metáfora.



Y siendo verbo en la palabra.

Y tacto en la ausencia.



Pasas, a veces, doliendo.

A veces, triste como la primavera

cuando pierde sus raíces en otoño.



Y otras como tú, simplemente.

Como el mundo en tu abrazo.



Así pasas, no como los demás.



martes, 21 de agosto de 2012

QUIERO QUE EL TIEMPO



QUIERO QUE EL TIEMPO

Quiero que el tiempo
se pinte de mañanas lindas.

Los lunes no sean tan cansados.
Los martes a las cuatro
siga sonriendo la esperanza.

Los miércoles  parar algún reloj
en medio de la autopista
de las horas durante algún beso,
sin carne, a veces.

Los jueves esperar a que el viernes
me des otro abrazo.

Y que el fin de semana solo signifique
arrancar otra semana de la sangre.

Sin que se apaguen los sueños.

Quiero que el tiempo
tenga colores ahora mismo.

Y viva, el tiempo 
en mi tiempo.

AHORA





AHORA

Ahora.
Ahora es cuando lloras,
y amas, y sientes, y padeces,
y amanece, y dices adiós.

Y se cargan los trenes
de despedidas, y la ciudad
se puebla de besos de cansancio
sobre el asfalto.

Ahora sientes, y te emocionas,
y cantas, y callas, y gritas,
y contemplas la tarde,
y despides el mediodía,
y partes hacia tus sueños,
y te mueves, y te paras
como un reloj en los labios
de quienes se aman.

Ahora es cuando vives.
Mañana puede que ya sea
demasiado tarde para no morir.

lunes, 20 de agosto de 2012

NO SÉ CÓMO VINO




NO SÉ CÓMO VINO

No sé cómo vino.
No la había visto
nunca antes en mi vida.

Silenciosa, transparente.
A veces, llorando como un sauce
a las puertas del otoño.

Otras ausente. Sin llamar
nunca a la puerta de mi casa.

Sus palabras solo atracaban,
entonces, en los puertos
de mi inconsciencia.

Y vino sin pedir permiso
volviendo el beso amargo
de la tierra que despedía
soledades de polvo
algo más dulce.

Se convirtió en mi compañera
sin darnos más mano
que la palabra por ternura.

No se cómo vino.
Pero sigo aún enamorado
de la poesía.


AHORA LLORO





AHORA LLORO

Ahora lloro. No sé por qué.
Porque llueve el tiempo
sobre la ribera, y son mis lágrimas
corriente de melancolía,
y nada más.

Ahora lloro, y no encuentro
explicación a mi tristeza.

Porque dice adiós el tiempo
cayendo sobre la ribera.

Mientras intento beber otra gota
de eternidad en este poema.

Ahora lloro. Y no sé por qué.

domingo, 19 de agosto de 2012

IL PLEUT LE TEMPS



IL PLEUT LE TEMPS

Les années qui s'envolent
sont comme des oiseaux
qui volent vers le ciel
tel une rivière qui s'étend
dans le bleu de l'océan.

Refrain

Il pleut le temps
Il pleut le temps
sur la rivière.

Je ne suis qu'un être
de poussière et de terre
sur lequel tombent les mois,
les "au revoir", les départs,
les larmes et la tristesse.


Refrain

Il pleut le temps.
Il pleut le temps
sur la rivière.

Chaque soir se déclenche
une douce pluie de lumière
qui nous annonce
qu'on s'en va,
qu'on s'en va.


Refrain

Il pleut le temps.
Il pleut le temps
sur la rivière.


C'est la vie qui s'écoule.
C'est la mer qui danse
une vals étérnelle.
Un jour tu t'en iras.
Un jour nous partirons

Il pleut le temps
Il pleut le temps
sur la rivière.

viernes, 17 de agosto de 2012

DIS-MOI QUE TU M'AIMES





DIS-MOI

Dis-moi la terre.

Dis-moi les saisons,
la terre, la mer, les arbres.

Où elles sont les racines
de cette douce ébriété.

Dis-moi aussi le printemps
et la pluie en hiver
dès tes larmes.

Dis-moi quand on aura le temps
de faire notre temps.

Dis-moi que tu m'aimes.

Quand il ne nous faudra pas
se plonger dans l'océan
pour savoir comment il est le fonds
d'une caresse humaine.

Quand ça suffira la chair
pour le plaisir,
et les mains pour se toucher.

Dis-moi, dis-moi
quand il se lèvera le jour
dans tes yeux.

Les miens attendent encore
s'attacher au courant de lumière
des tiens comme un bateau
de mots cherchant à débarquer
son amour dans ta tendresse.

Et le temps s'arrête parfois
quand tu me dis qu'on a encore
le temps d'avoir notre temps
dans un bisou.

Dis-moi quand on aura le temps
de faire notre temps.

Dis-moi que tu m'aimes.

jueves, 16 de agosto de 2012

MIENTRAS NOS BESAMOS



MIENTRAS NOS BESAMOS

La tarde se viste de luto.
La ciudad se viste de asfalto
cual túnica gris que entierra
los pasos pesados de la rutina.

Otro día se muere sobre el horizonte
ensangrentado del ocaso.
La noche se casa con la luna
para darle espacio a la penumbra.

Mientras arden los labios.
Y se enciende la ternura
en un arrumaco, a veces,
ausente y cansado como la luz
de las farolas que golpean
segundo a segundo mi mediodía.

La tarde se viste de luto,
mientras en una caricia nuestra
despertamos otro amanecer
en los ojos que se miran
dulcemente.

Mientras nos besamos,
casi eternamente.

LO CIERTO





LO CIERTO

Lo cierto es que ahora
amo tu incertidumbre.

Tus pasos hacia mi desgarro.
Tu atentado ausente al pudor.
Tu belleza de tierra y olvido.

Y tus huellas de asfalto
y cansancio que se dibujan
como pesados caminos
sobre las avenidas de la melancolía.

Lo cierto es que amo
que ahora seas incierta.



miércoles, 15 de agosto de 2012

AHÍ ESTABA



AHÍ ESTABA

Ahí estaba
atentando contra el pudor.

Ahí estaba sin tocarme
levantando un puente en sus brazos
de mármol hacia el cielo.

Y yo ahí también estaba.
Lo que es una lástima
que fuera de noche ya
cuando pude contarlo.

Ya se había ido de nuevo
con su cuerpo a la nave
del recuerdo que la trajo.

Ahí estaba, sin amor.

martes, 14 de agosto de 2012

AL FINAL ESTOY SOLO





AL FINAL ESTOY SOLO

Al final, estoy solo.
Mi voz es solo un golpe
más de aire en la sílaba:
otro segundo más de belleza,
tal vez, robado al silencio.

Al final, estoy solo,
a veces, con mi poema
sin metáforas,
sencillamente humano.

SIGO PERSIGUIENDO TUS OJOS



SIGO PERSIGUIENDO TUS OJOS

Ahora se marcha otro día.
Y sigo persiguiendo tus ojos
como si en las palabras
el Sol quedase más cerca.

Y se quedaran tus pupilas
conmigo, mientras en la mirada
te ausentas como el último murmullo
de la corriente cuando baja la marea.

Se marcha otro día, irremediablemente.
Y la noche envuelve tu iris
en su túnica oscura y estrellada.

Aún estoy anclando mis ojos
en el brillo de los tuyos
para que no se acorte
el mediodía que no llega
a las farolas de esta calle ya.

Y sigo persiguiendo tus ojos,
mientras no me miras.

lunes, 13 de agosto de 2012

MIS GANAS



MIS GANAS

No quiero que me quiten
mis ganas.

Las ganas de un beso.
Las ganas de unas alas.
Las ganas de amarte.
Las ganas de soñar.

Porque mis ganas
son mi vida.

No quiero que me quiten
también mis ganas
como si hubiese que pagar
peaje para la esperanza.

No quiero que me quiten
mis ganas de vivir.

domingo, 12 de agosto de 2012

EL PARQUE VACÍO



EL PARQUE VACÍO

Ahora contemplo un parque vacío.
Está lleno de antiguos saltos,
y sonrisas inocentes que brotaban
con la inocencia de la mano.

Aún juegan mis sueños
en sus columpios.
Y mi infancia se asoma
a sus barandas como capitán
de un barco cuya singladura
repite rumbo a los sueños
cada veinticuatro horas,
aunque lluevan marejadas
sobre el horizonte.

Ahora contemplo un parque vacío
poblado de antiguas ciudades
de papel y barcos de plastilina.

Aún con veintisiete años
sigo columpiándome en las sábanas
añiles de mi esperanza.

LO QUE ERES DESPUÉS DE TI



LO QUE ERES DESPUÉS DE TI

Lo que eres después de ti
es el silencio de un todavía.

La humedad de un beso
que aún diluvia sobre los balcones
como las palabras sobre los versos,
cuando asoman su verbo
de dulce locura a la metáfora.

Y la tristeza de un después
al que nunca se quiso decir adiós.

Lo que eres después de ti
es lo que quiero todavía.

lunes, 6 de agosto de 2012

LA VERDAD



LA VERDAD

La conocí hace algún tiempo
diciendo una única mentira:
su silencio.

Todo lo demás era verdad
en la verdad.

Esa mujer que algún día,
vestida de llanto y ser,
me confesó que quería
estar conmigo.

La verdad.

jueves, 2 de agosto de 2012

CUANDO YA TE HAS IDO





CUANDO YA TE HAS IDO


Cuando ya te has ido,
y se ha dormido la ciudad,
empieza un dulce concierto
de nostalgia en la nación eterna
de mi soledad acompañada.

Las palabras hablan a solas
con un verso.

Y tú llegas cargada de lágrimas
dulces a las puertas de un recuerdo.

Suena tierna la despedida.

Cuando ya te has ido,
nace el verbo de la locura.

Y entonces, te amo.

miércoles, 1 de agosto de 2012

NADIE PUEDE ENTENDER LA SOLEDAD





ENTENDER TU AUSENCIA

Nadie puede entender la soledad
de una última gota de agua
en la transparencia gris
del aslfato, cuando ha acabado
de llover sobre la tierra.

Así como tampoco nadie
puede comprender por qué
el corazón llora latidos
como golpes mortales
dentro del pecho,
cuando está herido.

Mi soledad tampoco
puedo entenderla yo mismo.

Estoy triste, y no me pregunten
por qué. Contemplo el mediodía,
tal vez, y no atraco en tus ojos.

Será que es triste, en definitiva,
acariciar la ciudad de tu piel
solamente a oscuras.

Y luego entender tu ausencia.