MÚSICA PARA EL ALMA

viernes, 17 de noviembre de 2017

SOY UN HOMBRE Y ME GUSTAN



SOY UN HOMBRE Y ME GUSTAN

Soy un hombre, y confieso
que me gustan mucho las mujeres.

Su contoneo de caderas sutil
en las playas del mundo.

Las estrellas que les emergen
de las pupilas cuando el cosmos
se detiene en una mirada
cómplice de enamorados.

Y cómo les late el alma
más allá del corazón
cuando conjugan bien el cariño
hasta llevarlo a verbo
en la caricia y el amor,
mientras les brota un mar
de ternuras de la desnudez.

Confieso que me gustan
mucho las mujeres.

Aunque debo ahora mismo
agregar un significativo matiz.

Entre todas ellas, tú 
eres la mujer a la que quiero
como a todo el mundo mío.

Y te propongo que me beses
en un viaje a la única belleza
de querernos ahora mismo,
mujer única a la que quiero.

jueves, 16 de noviembre de 2017

UN SUSPIRO



UN SUSPIRO 

Un suspiro levanta el polvo,
que vuelve a caer
por la gravedad del tiempo
y el mundo,
en un segundo apenas.

Eso es la vida: un suspiro.

CON LAS GANAS



CON LAS GANAS

Con las ganas de querernos
llegamos siempre muy lejos.

Tanto que salimos del mundo
hacia una celestial caricia,
y sin volar acompañamos
a esas gaviotas blancas
de ensueño que son las nubes,
cuando alcanzamos a tocarlas.

Con las ganas de querernos,
y amarnos, y conjugar al fin
en los besos la ternura
más próxima y afín,
penetramos desde la desnudez,
tú desde tus pechos hirsutos
y yo desde mis manos
deseosas de escalarlos
palmo a palmo de lujuria,
la belleza como pasajeros
efímeros de una utopía
de la que solo sabe nuestro silencio,
cómplice y aparantemente sin grito.

Con las ganas.
Con nuestras ganas
llegamos siempre muy lejos:
hasta el amor.

martes, 14 de noviembre de 2017

HISTORIA DE NAVIDAD



HISTORIA DE NAVIDAD

El sol se iba ocultando allende el horizonte, con una día que se marchaba
tiernamente en un ocaso ensangrentado de tarde y moribundo. Y sin embargo, amanecía.
Aquella noche la ciudad había revelado un cariz un tanto extraño, incluso podría decirse que
fantástico. Los tubos de escape de los vehículos expedían un extraño aroma de delirio y
confetis. El agobio de la urbe en sus ojos parecía el sosiego de un bucólico entorno, a unos
cuantos kilómetros del centro. Los pequeños pantanos de un parque próximo a su casa
constituían en aquel instante el más inmenso de los mares. El cielo algo monótono y gris de
una fría mañana de invierno parecía azul y despejado en sus brillantes y ufanas pupilas. Y en
casa habitaba una utopía de cuyos lindes infinitos solo sabía el mundo que inventaba su
cabecita.


- Papá, mamá, ¿saben si queda mucho para que pasen por casa?
- No te preocupes, hijo.
- Ten por seguro que la visita llegará a la hora prevista, sin dilación. Descuida
porque podrás disfrutar de su paso por esta casa.


            Unas cuantas horas antes de que todo esto ocurriese, estaba claro que no cabía en sí
de entusiasmo por aquella vista que llegaría muy pronto. Se trataba de unas personas
especiales con las que había mantenido cierta correspondencia de un carácter también
bastante particular, con su caligrafía aún torpe, pero contundente en sus pueriles y dulces
peticiones. Diego todavía contaba con una cifra las primaveras que había vivido. Su alma de
niño poeta y profano, empedernido creyente de sueños para los adultos ya imposibles, seguía siendo inmensa. La gravedad inevitable de la madurez y los hechos no la habían
menoscabado sin duda. Seguía contemplando cuanto le rodeaba con aquella mirada
fantasiosa, ingenua e inocente, con ilimitada cabida para la belleza del universo. Y también
aguardaba con mucha inquietud el acontecimiento previo a la tan anhelada visita, que
revestía un carácter anual. Una fiesta de caramelos, carrozas y mucha mucha diversión.
En el camino al desfile de carrozas tuvo la suerte de cruzar con Carlos, un muy buen
amigo suyo del colegio. Mientras discurría la fiesta, compartieron juegos, risas y ese mismo
espacio sin fronteras para el júbilo. Nadie podía poner en duda que eran felices, como sus
padres al observarlos disfrutar tanto de la tarde, mientras llovían serpentinas, maquillajes de purpurina y golosinas por las abarrotadas calles de la urbe. Un hermoso momento más que
atesorar ya en los recuerdos.

           La atmósfera se prolongó durante unas horas, hasta que llegó el inevitable
momento de echar el cierre al paso y dar paso a la cotidiana y vespertina rutina. Cansado y
extenuado, Diego no perdía aun así la ilusión. Ansioso, quería volver a conversar con sus
padres sobre la visita en cuestión. Según los medios de comunicación, las tres personas tan
especiales que cruzaban sus pensamientos a cada segundo desde hacía algunas semanas,
arribarían a las costas de Gran Canaria dentro de un rato a bordo de un barco, y vendrían
acompañados de una cohorte de pajes que se encargarían también de custodiar y cuidar de
unos acompañantes algo particulares, con algunas jorobas en los lomos.


- Papá, mamá, ¿cuándo van a llegar estos amigos a casa?
- Hijo, no desesperes. Ellos no se olvidan de la casa de ningún niño. Puedes estar
seguro de ello.
- Es que ya quiero que vengan.
- Sí, sí. Descuida, hijo. Lo harán.


        Además, sus abuelos le habían comentado que debía dejar a la visita algunas vituallas
y alimentos básicos como algo de agua, leche, algunas galletas y algo de gofio, pues vendrían
de un largo periplo que los llevaría por muchas más casas al parecer. Tantas e innumerables
como cuantas podían albergar un mundo cuyo inmenso tamaño aún desconocía en términos
geográficos, aunque poco importaba esa materia ahora. Solo quería saber de esa visita tan
especial que vendría dentro de no mucho y, tal vez, le dejaría algunas sorpresas entre las que
quizás se encontrarían aquellas que había pedido en aquella fantástica correspondencia con
aquella gente tan especial, venida desde tierras tan lejanas. Poco haría falta para que sus
párpados cansados sucumbieran al cansancio, se pegaran y sellaran sus ojos en un agradable
letargo, en aquella noche en la que, pese a la oscuridad, amanecía en las los alféizares de las
ventanas siempre abiertas de su imaginación.
Son las siete de la mañana. El telón de maravillas se levanta al compás de sus
perezosas ganas y sus párpados aún por despegarse de las legañas. En la mesita de noche,
Diego encuentra una pequeña nota que reza lo siguiente:

“Querido Diego,
Un pajarito me ha contado que te has portado bastante bien durante el año, aunque
debes mejorar algunas cositas. No seas tan rebelde en el colegio, saca buenas notas y, entre
otras cosas, deja de comerte las uñas, que es algo malo. ¿Estás de acuerdo? En el sillón te
hemos dejado algunas cosas que te van a gustar.”

            Emocionado, corre hacia el sillón y ve cómo le han regalado el coche teledirigido y la
videoconsola que le había pedido a aquellas tres personas tan especiales, de latitudes tan
distantes. Al parecer, todo su séquito, los camellos y demás compañía habían dado buena
cuenta de lo que les había dejado en la mesa del comedor. Sus padres tenían razón en eso de
que necesitarían algo de provisiones para tan largo periplo. No los había visto bien, pero
parecían vestir ropajes de otros lugares recónditos que desconocía completamente. Aunque
ese aspecto y el hecho de que la visita fuese al final bastante rápida y fugaz poco le importaba ya. La espera había valido sin duda la pena, pues habían satisfecho sus inocentes, infantiles y humildes peticiones. Los Reyes Magos de Oriente, con mucha cantidad de oro, incienso y mirra, mucha ilusión, y a lomos de sus tres obedientes camellos, no se habían olvidado de pasar por su casa para darle lo que había pedido. Poco tardó en bajar a la calle para ir a jugar los amiguitos de los bloques de edificios colindantes.


         Era ya la tan ansiada mañana del 6 de enero en cuyo galicinio el firmamento había
resplandecido más que nunca, como en otros años anteriores, hasta tal punto que en los ojos
de Diego amanecía la felicidad en forma de un precioso e inocente brillo de pupilas. Habían
venido otro año más Melchor, Gaspar y Baltasar por el buen camino.

domingo, 12 de noviembre de 2017

DEFINICIÓN BREVE DEL ALMA



EL ALMA

Es como el corazón
que sigue latiendo
después de sístoles y diástoles.

La música del río
que nunca deja de murmurar
después del agua.

La armonía de la metáfora
después de compuesto el poema.

La consciencia de un verbo
que transciende la oración,
y el universo después del mundo,
la muerte y la vida.

Así es el alma.

LA IDEA CUANDO LLEGA



LA IDEA CUANDO LLEGA

La idea cuando llega,
con carácter ante y posdiluviano,
viene en tromba o en lloviznita,
y tiene siempre prisa
por pasar de una mera memoria

De ahí que el poema
surja tan deprisa,
casi como una irrefrenable
ola de metáfora y belleza.

Y pase a gobernar sin más,
con palabra contundente,
una página en blanco sin trono
aparte la inspiración.

La idea, cuando llega.

sábado, 11 de noviembre de 2017

NO ESPERO QUE LLUEVA


NO ESPERO QUE LLUEVA

No espero que llueva. 
De las inclemencias meteorológicas
no puedo encargarme.

En todo caso, cuando las ganas
desencaden una dulce
tempestad de besos
que todo lo arramblan,
hasta el olvido,
te invito a que vengas
a surcar conmigo
un mar de belleza.

Mientras nuestros labios
salen del mundo a la caricia.

Y quizás afuera llueve o no.

No lo sé, porque de la lluvia
no conozco demasiado.

Pero sí que quiero que vuelva
a llover amor sobre estas sábanas vacías.

lunes, 6 de noviembre de 2017

DOS HAIKÚS ENCADENADOS



I

El agua canta.
El mar grita ansioso
otra ola de paz.

II

Te miro sin más.
En tus ojos contemplo
el universo.

domingo, 5 de noviembre de 2017

POCA COSA



POCA COSA. SOY POCA COSA

Poca cosa. Sin duda
soy poca cosa para el mundo,
el universo y toda esta ciudad
de sueños poco dados
a la utopía de la lúcida
y clandestina conciencia.

Pero tu recuerdo me hace enorme,
y más si viene con el intenso
brillo del corazón desnudo,
y el alma vestida del viento
transparente de los cielos.

Poca cosa. Soy poca cosa,
hasta que, en algún momento,
te acuerdas de no olvidarme.

viernes, 3 de noviembre de 2017

NO TEMAS AL SILENCIO



NO TEMAS AL SILENCIO

No temas al silencio.
Tiene muchas cosas que decir,
aunque no las oigas siempre.

Tu alma grita con la voz
sutil de la belleza siempre,
y no siempre precisa
hablar para ser escuchada.

Quizás solo te quede
acercarte un poco más al corazón
para entender que en el silencio
se encierra la música
infinita del universo.

No temas al silencio.

EN SILENCIO



EN SILENCIO

Recuerdo que en aquel instante
quisimos que solo el silencio
lo dijera todo.

Quisimos que la falta de voz
conjugara todas las armonías,
que emergían de nuestro deseo
como canciones en busca
de un piano que los llevara
sutilmente hacia la música.

Aquella noche nos amamos
en silencio, y no precisamos
de mucho más: el tempo
monótono de la ciudad
se detuvo en un pentagrama
silente de miradas cómplices,
mientras tú me llegabas al alma,
sin apenas tocarme.

Y yo no sabía a ciencia cierta
si estaba pulsando las teclas
de tu ser más insondable.

Lo cierto es que, entonces,
poco más hizo falta.

Aquel silencio gritaba todo
lo que calladamente nuestros besos
iban diciéndose en los labios,
abiertos al deseo.

En silencio, teníamos al mundo
a nuestros pies.

En silencio, quisimos amarnos.

jueves, 2 de noviembre de 2017

ESCRIBIRTE



ESCRIBIRTE


             Escribirte, en estos momentos, constituye un arte. Supone abrir y expandir horizontes que trascienden allá donde alcanza una mirada estrecha, y la utopía se revela más que posible que nunca por muy lejana y distante que parezca. Significa recorrer tu silencio cuando las palabras solo albergan la terrible voz de una página en blanco sin versos ni inspiración. Constituye el pleno ejercicio de la libertad al escribirse una tierna rebeldía en un vano intento de llegar a tu tacto desde una metáfora. Además, aunque en ocasiones resulte extenuante, escribirte es como darle a las nubes blancas un tono algo más gris cuando se requiere que llueva en la primera de unas ganas siempre en flor, dispuestas a emerger de una tierra de besos. Y debo confesar que todo eso me encanta, aunque quizás no tenga ahora mismo la oportunidad de escribirte.

Porque escribirte es un arte que transciende el mundo, que te transciende y que, por ende, en estos momentos nos trasciende.

martes, 31 de octubre de 2017

DÉJAME MORIR



DÉJAME MORIR

Déjame morir hoy un poco
en tus tiernos brazos.

Me ha llegado información
de que el tiempo se tiende
un rato a reposar,
y no me conduce al invierno
inevitable del cabello,
y el otoño de hojas secas
y arrugas en la piel.

Por eso te pido:
déjame morir en tu belleza.

Quizá entonces nos quede
el mundo para volver a nacer.

lunes, 30 de octubre de 2017

LA GRAN FORTUNA



LA GRAN FORTUNA

Me han corrido muchas veces
ríos de tristeza por las mejillas,
y la melancolía se ha apoderado
a veces del inmenso  
e inestable mar
que suponen mis emociones.

Es cierto, pero también he sido
feliz, alegre. He tocado
la belleza con las yemas
sutiles del alma,
y me he acercado cada vez
más al poema más lindo
de todos de tu mano
y de la mano del universo:
la vida.

¿Qué más puedo pedir
con esa gran fortuna
entre mis dedos 
y mi corazón ahora?

domingo, 29 de octubre de 2017

ALGUNOS RECUERDOS NO PASAN



ALGUNOS RECUERDOS NO PASAN

Algunos recuerdos no pasan
como se sucede inexorable
el tiempo, y se arrugan
las hojas de una libreta
en el fondo de cualquier gaveta.

Tú, por ejemplo, a diferencia
de cómo la sangre va degradando
mi piel y mis utopías lejanas,
que creía siempre incólumnes,
no pasas aunque las horas
sigan sin descansar de su tránsitoria
mortal por las agujas del reloj.

Ya pueden seguir lloviendo años
en los almanaques,
y que en la espalda de la historia
sigan discurriendo lutos sin remedio.

Algunos recuerdos no pasan.
Y yo, sencillamente, no te olvido.

viernes, 27 de octubre de 2017

TODOS SOMOS DIOSES



TODOS SOMOS DIOSES

Sabemos más bien poco.
Nos gustaría ser ubicuos,
pero, a veces, nos es difícil
incluso estar presentes
en un solo lugar y sitio.

Y, en ocasiones, caemos
demasiado bajo como para volver
a levantar aquellas alas
de entonces, de cuando el mundo
solo pesaba lo mismo
que aquel lápiz y el papel 
con los que trazábamos
la senda de una eterna utopía.

Somos infímamente humanos.
Y, pese a todo, también
somos todos dioses.

Dioses de nuestra belleza.
Dioses de nuestros latidos.
Dioses de nuestros actos
inferiores y tiernamente humanos.

Dioses de nuestro verbo
henchido de esperanza,
tristeza o melancolía.

Aunque no seamos casi nada,
a final de cuentas,
todos somos dioses.

Dioses de nuestro destino.
E inmensos e infinitos
como el alma que nos alberga.

Todos, después de todo.
Todos somos dioses

HEMOS COMPARTIDO



HEMOS COMPARTIDO

Hemos compartido muchas cosas,
aunque nunca hayamos cruzado
una mirada cómplice, ni hayamos
atravesado el tacto del alma
desde esas pupilas embelesadas,
cuyo poema solo penetran
aquellos que aman de veras.

Aunque ni tú ni yo sepamos,
a fecha de hoy,
en qué lugar del mundo
nos hallamos, ni yo tenga
tu teléfono en mi agenda.

Y tampoco sepamos a ciencia cierta
qué aritmética singular rige
nuestros días cotidianos,
siguiéndose como olas
en la corriente invisible
y degradante del tiempo.

Poco importan todas esas
banalidades lógicas.

Lo cierto solamente
es que somos parte
de nosotros mismos
y del universo, aunque nunca
nos haya cubierto el mismo cielo,
ni nos haya mojado
la misma lluvia en un día
gris de esos de tormenta.

Hemos compartido
mucho más de lo que imaginas:
el universo.

Aunque ni siquiera
nos hayamos visto
hemos compartido el mundo,
y todo el universo, tú y yo.

jueves, 26 de octubre de 2017

YA NO VUELVES



YA NO VUELVES

Ya no vuelves.
Eres como un amor
que se olvidó de dos.

Un mundo que, en silencio,
ya no suena como antes,
cuando en las noches se escuchaba
un eco silente y duetista
de caricias y arrumacos.

Porque ya no vuelves,
el mar tampoco canta,
y es como si el agua
llevara pecios de un naufragio
que solo conocen mi nostalgia
y mi melancolía de ti.

Porque ya no vuelves.
Infinitamente ya no vuelves.

martes, 24 de octubre de 2017

TU CONCIENCIA



TU CONCIENCIA

No importa que disparen
al pianista de los silencios,
ni aten de pies y manos
al violinista de un sueño.

Tampoco es demasiado relevante
que procuren ponerle vallas
a todo un campo de amapolas
y belleza por descubrir,
y solo el poder cree
y destruya pendencieras
y fútiles utopías
que no saben de arco irios
muy coloridos.

Tú, ante todo eso,
y aunque aún no lo sepas,
tienes un rifle sin balas
más poderoso que cualquier ejército:
tu conciencia.

No tardes mucho
en despertarla:
tu conciencia.

domingo, 22 de octubre de 2017

SOLO POLVO



SOY SOLO POLVO

Soy solo polvo,
un gramo del cosmos,
y un pedazo ínfimo de alma
que procura encenderse
con las estrellas fugaces,
cuando pasan de repente.

De ahí que recurra siempre
a la enormidad pequeñita
de mi consciencia para iluminar.

Y que quizás el mundo
sea un poco menos oscuro.

A pesar de que soy solo polvo.

sábado, 21 de octubre de 2017

ME DECLARO EN REBELDÍA



ME DECLARO EN REBELDÍA

De conformidad con el artículo 1,
párrafo 1, sección "Disposiciones
privadas de mi alma",
me declaro en rebeldía.

Me declaro en rebeldía
de banderas cual trozos
de tela que dejan a su paso
demasiada sangre en las ciudades.

En rebeldía de estandartes,
y naciones, y fronteras, y guerras inútiles,
y palabras independientemente huecas
que solo llevan
al corazón a dejar de latir,
y decir adiós demasiado temprano
a sus sístoles y diástoles de vida.

Me declaro en rebeldía
de cuantos no quieren
mirarse más allá de identidades
superfluas, y piensan que uno
más cero puede sumar más de dos.

Hasta que muchos sepan
lo que significa verdaderamente
ser humano, calladamente,
desnudamente, sencillamente.

Hasta ese momento,
de conformidad con el artículo
mencionado con anterioridad,
me declaro en consciente
y amorosa rebeldía.

viernes, 20 de octubre de 2017

GOBIERNO



GOBIERNO

En la lluvia y el mar
gobierna el agua
y sus corrientes.

En el aire, el viento.
En la tierra, la primavera.

Y en la ciudad las farolas
encendidas por la noche
en cualquier avenida.

Ahora bien, ¿sabes tú
quien gobierna, mientras me miras,
en el corazón de mi alma?

HASTA EL SILENCIO SE QUEDÓ SIN VOZ



HASTA EL SILENCIO SE QUEDÓ SIN VOZ

En aquel momento
hasta el silencio
se quedó mudo,
se quedó sin voz.

Al cruzar sus ojos celestes,
y abiertos como un cosmos
nuevos en el que nos pertenecen
todas las estrellas al mirarnos.

Y adentrarme en una primavera
que no sabe de otoño, 
ni inviernos aunque el ampo
blanco de la nieva se case
todos los meses de diciembre
con una tierra seca y estéril.

Hasta el silencio se quedó mudo,
se quedó sin voz,
cuando todo lo que podíamos decirnos
se ciñó a lo que podían contarse
nuestros labios al sellar
el mundo en un beso.

Al final de todo y nada,
conseguimos construir
un puente de la ternura
hacia el amor bien conjugado,
y nos quisimos sin más.

Y hasta el silencio
se quedó mudo, sin voz.

Poco más sin duda
había que decirse,
con tanta belleza y amor.

jueves, 19 de octubre de 2017

ESTÁBAMOS AHÍ



ESTÁBAMOS AHÍ

Estábamos ahí. Éramos
la primera palabra
de un silencio cómplice.

Con todo, con nada.
Casi con nosotros.

Éramos el primer grito de agua
en armonía de la lluvia,
mientras caían las ganas
por nuestro cuerpo
como ríos al mar
de una sutil e inesperada belleza.

Un sueño sin párpados bajados.

Con todo, con nada,
Con el mundo.
Casi con nosotros.

Estábamos ahí. Era el momento
de escribir a besos nuestra historia.

AHORA MISMO LLUEVE



AHORA MISMO LLUEVE

Ahora mismo llueve.
Una leve y dulce tormenta
va regalando al asfalto
pedacitos de mar que parecen
resistirse a la gravedad
sin murmullos ni ecos lindos
del asfalto urbano

Y yo me pregunto si caerá
alguna de esas gotas
para inundarme la metáfora
de la belleza y la inspiración,
que parecen faltarme en este silencio
terriblemente blanco y cómplice
de una página sin prologación
en algún verso aislado.

Quiero que también llueva
a cántaros el amor en mi poesía.

Y ahora mismo llueve.
Supongo que solo toca
esperar a que escampe
un poco la tormenta
para beberme el mar
que deje a su paso.

Y que así vuelva
a mi página triste
otro poema para quedarse.

Cuando ahora mismo llueve.

sábado, 14 de octubre de 2017

AHÍ ESTABAN



Ahí estaban.
El alma de la belleza.
El corazón del amor
latiendo metáforas,
y universos de primavera.

Ahí estaban. El verso
como agua entre los dedos
invisibles de la lluvia,
y la palabra secudando
una lluvia silenciosa de cariño
sobre el papel.

Ahí estaban. El poema,
y ella inventándome utopías
para que volviéramos 
de algun modo imprevisto
a querer al mundo con nosotros.

Ahí estaban

jueves, 12 de octubre de 2017

AÚN NO LO SABÍAMOS



AÚN NO LO SABÍAMOS

Aún no lo sabíamos,
pero nos hallamos
a pocos versos de un poema.

Tu beso se me acercaba
en una noche clara y radiante,
mientras un recuerdo 
me rondaba la metáfora.

Entonces viniste a tocarme,
aunque no llegaras desde tus manos.

Aún no lo sabíamos,
pero desde aquel día
somos la belleza
a un verso del poema.

domingo, 8 de octubre de 2017

HOY ME ENFUNDO LA BANDERA



HOY ME ENFUNDO LA BANDERA

Hoy solo me enfundo
una bandera en el alma.

Lleva los colores infinitos
del mundo y no entiende
de la sangre en los palos
que de cuando en cuando
esgrime una falsa democracia.

Yo soy solo un ser humano
en cuyo corazón ondea
el estandarte de la razón,
la ternura y la belleza.

Allá donde está el aire,
respiro.

Allá donde está la tormenta,
la enfrento.

Y allá donde está la humanidad,
la quiero sin más.

Hoy solo me enfundo
una bandera en el alma:
el amor por ser humano.

viernes, 6 de octubre de 2017

SIN BANDERA PARA LA MUERTE



SIN BANDERA PARA LA MUERTE

Ya seas canario o catalán.
Idiota o superdotado.
Gilipollas o pedante.

Astronauta o aspirante
a la utopía.

Relojero de manijas inocentes
o andariego soñador del mundo
en que las agujas descansan
en el aire de un ensueño.

Poeta o mundano obrero.
Comunista o de derechas,
o del centro de ninguna parte.

Da igual lo que seas
o cómo lo seas:
vas a morir de todas formas,
así que déjate de banderas
y revoluciones sin tino.

Y simplemente vive.

jueves, 5 de octubre de 2017

MILAGRO



MILAGRO

Llueve. Y siento
cómo se derraman
las gotas de la llovizna,
en mi rostro,
mientras surco un mar
de sensaciones vespertinas
con mis ojos hacia el cielo gris.

Ya se ha obrado el milagro
más bello de todos:
estoy vivo y tengo el poder
de que aún me lata el corazón,
junto con mi alma en poesía.

Todo un milagro.

lunes, 2 de octubre de 2017

EL AMOR NO PREGUNTA



EL AMOR NO PREGUNTA

El amor no pregunta:
es la respuesta certera
de las ganas en un beso
que se corresponde
con el universo de quererse.

No pregunta. Solo responde,
a veces, de manera extraña
y comprensible como la forma
imprevisible de las nubes
y el viento cuando corre
en cualquier dirección por el aire.

El amor no pregunta:
solo responde al verbo amar,
cuando responde certeramente
a las ganas con un beso,
y unos pocos latidos tiernos
del corazón del alma desnuda.

El amor, definitivamente, no pregunta.

domingo, 1 de octubre de 2017

MÍRAME



MÍRAME

Mírame. Sé que tus ojos
todavía me entienden,
y mis oídos son mejores oyentes
que el suelo que contemplas.

Mírame. Aún resuena el mar
en tus pupilas azules. Lo sé.

Resuena como un lago en calma
que no deja de reflejar
la montaña aun en invierno,
y titila como dos ínfimas estrellitas
en el cosmos de tu desmemoria.

Mírame. Sé´que tu alma,
desnuda como nunca antes,
quiere hablarme, aunque ya
no puedas informarme
puntualmente de ello,
y la palabra ya no fluya
desde tus labios a mis oídos

No hay alzhéimer que pueda
alejarme de tu esencia, mamá.

Así pues, mírame.
Sé que tus ojos
todavía me entienden,

LLUEVE A CÁNTAROS DESDE EL ALMA



LLUEVE A CÁNTAROS DESDE EL ALMA

Estaba solo con mis ojos.
Lloraban sin saber por qué,
pero no era del todo melancolía.

Supe entonces que también
podía llover a cántaros
desde el alma la pura
y dulce belleza de estar
solo, y triste.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

HAIKÚS ENCADENADOS



I

Vuela el viento.
Se coronan las nubes
de azul con el cielo.

II

Tú me contemplas.
Yo atravieso tu deseo
con la mirada.

II

Y sueño sin fin.
Con la belleza sin par
de amar contigo.

martes, 26 de septiembre de 2017

NO ASPIRO A SER MUCHO



NO ASPIRO A SER MUCHO

No aspiro a ser mucho.
Las escaleras del éxito
no trepanan mis ganas,
y lo cierto es en este piso
del suelo y la conciencia
es donde quiero morar.

No preciso demasiado más
si les soy sinceros.

Porque ya tengo en mí
lo más grande del mundo:
lo que soy y no soy.

Yo mismo, imperfectamente
humano.

No aspiro a ser mucho más.

sábado, 23 de septiembre de 2017

SIN MUCHO QUE DECIR



SIN MUCHO QUE DECIR

No tengo mucho que decir,
salvo que soy parte indivisible
del mar, el aire, el viento,
el universo, la belleza y demás
maravillas del mundo.

Solo soy humanamente
mismo, yo mismo
o mi intento de serlo.

Y ahora no tengo sin duda
mucho más que decir.

RISA DEL NIÑO



RISA DEL NIÑO

El niño ríe.
Amanece la utopía,
y se desata el mar
como un gigante
de hombros azules
e infinitos.

Definitivamente,
cuando el niño ríe,
la belleza del mundo
es infinita y sempiterna.

martes, 19 de septiembre de 2017

PASEO PECULIAR



PASEO PECULIAR

En esta avenida
hay algo extraño.

Mientras paseo peculiarmente
por ella la lluvia no me moja
la camisa, aunque caiga
a cántaros un aguacero.

Sin embargo, parezco viajar
a lugares recónditos 
donde no se amasan turistas,
ávidos de la primera foto
que subir al puñetero Facebook.

Se trata de un periplo
que trasciende países,
fronteras y verjas separatistas.

Constituye una inefable aventura
que no gasta pasos y cansancio
habitual sobre el asfalto.

Una aventura que anda,
camina, corre, vuela
por alguna senda extraña
sin siluetas en la urbe,
tan invisible y clara
desde la desnudez de mi alma.

Porque anida en mi ser
ahora la poesía que supone
escuchar el mar sin interferencias
en esta avenida de belleza
que me regala la vida.

Recorro cada palabra,
cada ortografía, cada significado
como lo que escriben
indescriptiblemente tus labios
en mi boca cuando me besas:
un atronador silencio de ganas.

Y por la que paseo peculiarmente,
mientras surco la existencia.

Y amo. Amo tanto la vida,
entre tanto paseo peculiar,
que solo quiero vivir,
casi infinitamente.

En esta avenida
en la que hay algo
tan extraño como mi alma,
desnuda a la belleza de vivir.

domingo, 17 de septiembre de 2017

TÚ, YO, NOSOTROS, ELLOS



TÚ, YO, NOSOTROS, ELLOS

Tú, yo, nosotros, ellos.
Todos los pronombres
que necesita el mundo
para ser universo.