MÚSICA PARA EL ALMA

viernes, 26 de mayo de 2017

LO INNOMBRABLE



LO INNOMBRABLE

En este mundo están las cosas
que pueden nombrarse simplemente
o eso es lo que parece.

Un árbol, el mar, el cielo,
una gaviota que parece correr
sin prisa por las marismas
y el aire, con sus zapatillas
naranjas de vuelo y picardía.

Tu amor, su amor. Un abrazo
que se dan los amantes
en cualquier plaza del mundo.

Todo eso puede nombrarse,
mencionarse, quererse a simple vista,
porque tienen verbo en los sustantivos
para cuya pronunciación
basta juntar los labios y hablar.

Pero ahora a solas me pregunto:
¿qué hay de lo que solo saben
mi soledad y mi alma,
cuando charlan del universo
más allá de Einstein
y demás genios sin lámpara
ni tres anhelos predefinidos?

¿Qué ocurre cuando el silencio,
sin que sepa muy bien por qué,
conversa tanto sin acorde audible,
y tiende puentes de comprensión
con solo latir fuera del pecho,
como cuando dos amantes se dicen
tanto solo desde una mirada cómplice?

¿Y si el mar pudiese andarse
en cholas de magia,
mientras las olas bailan
un vals de agua
 entre marea y marea?

Está claro que todas las cosas
no pueden nombrarse.

Y para ese momento, entonces,
recorro un instante la metáfora
del mundo que se encierra,
tal vez, en la belleza inédita
de todos los poemas de la tierra.

Para entender la música del silencio,
la ternura sin palabras del cariño
o, sencillamente, la infinitud del cosmos
entre las cuatro esquinas de mis dudas.

Para lo innombrable, el misterio
y demás cosas extrañas,
una recomendación: la poesía.

jueves, 25 de mayo de 2017

NO BASTA CON ESCRIBIRTE



NO BASTA CON ESCRIBIRTE

No es suficiente siempre.
No basta con escribirte
sobre las líneas de mi tristeza
por no tenerte aquí sentado
conmigo, descansando un rato
de la vida, mientras nos besamos.

No basta siempre con escribirte.
Por eso, me abrazo a un poema,
a ver si llegas en un verso
o la idea de quererte.

Porque no basta siempre
con escribirte
para que ciertamente
nos amemos.

miércoles, 24 de mayo de 2017

2 HAIKUS ENCADENADOS



I

En sus ojos el mar
rompe tranquilo
otro vago recuerdo.

II

Su mirada de olvido
y primavera del mundo
ya hacia atrás.

martes, 23 de mayo de 2017

NO FUERCES LO QUE ERES



NO FUERCES LO QUE ERES

No fuerces lo que eres
porque ya eres el universo
inmenso de ti mismo.

Lo eres todo contigo,
y lo que significas
para el alma y la vida
tuya y del mundo.

Ya lo eres todo contigo.
No fuerces lo que eres.

lunes, 22 de mayo de 2017

HABRÁ QUE PARAR



HABRÁ QUE PARAR

El mundo va demasiado rápido.
Y todos vamos tan raudos
por el camino inútil de la prisa,
que se nos escapa la música
de la vida con el sonido
de la belleza muy cansada
de tanto correr.

Algún día habrá que parar.
Contemplar el cosmos
desde el alma tranquila,
y detenernos a vivir
un rato más si es posible.

Habrá que parar
si no queremos 
que este maravilloso viaje
acabe también demasiado rápido.

domingo, 21 de mayo de 2017

QUEDAS LEJOS



QUEDAS LEJOS

Queda lejos. Quedas lejos.
Queda lejos la repentina luz
de flores que me inundaba
la mirada cuando mis ojos
se clavaban fijos en los tuyos,
y cultivan desde la pupila
esa tierna y cómplice ternura
que solo conocen quienes aman.

Queda lejos quererte
como el mar ahora mismo
de que lo atraviese sin horizonte.

Aun así, has de saber algo:
llevarte tan cerca como a la orilla
de un recuerdo me resulta
tan fácil como sentarme ahora
en este viejo banco,
y acompañar mi soledad
de este instante maravilloso
en que pienso en ti.

Aunque quedes ahora lejos.

sábado, 20 de mayo de 2017

SEPAMOS FLORECER



SEPAMOS FLORECER

Sepamos florecer.
Cultivemos en el mundo
nuestras ganas de amar,
y sembremos de abrazos
la ciudad de cristales.

Y sepamos florecer.
Quizás, aun ya entrado mayo,
quede primavera por conquistar.

jueves, 18 de mayo de 2017

QUISIERA SER BREVE



QUISIERA SER BREVE

Quisiera ser breve
como el momento
en el que el aire del viejo
viaja por mis mejillas.

Déjame darte dos palabras,
y todas las sílabas tiernas
que esconden en un silencio
cómplice mis besos de amapola.

Quisiera ser breve. Te quiero.

miércoles, 17 de mayo de 2017

2 HAIKÚS MÁS



I

El agua vuela
en su camino raudo
al océano.

II

El mundo mira
triste el crepúsculo.
Ocaso de la razón.

martes, 16 de mayo de 2017

PIANOS DE AMOR



PIANOS DE AMOR

Cimbreaban los poros
de su piel, mientras su alma
trepidaba al son de los ruiseñores
al cantar alegres lejos de la ciudad.

Supongo que le sonaban
pianos de amor en el corazón,
mientras los mismos acordes
aburridos de ruidos y miedo
se repetían afuera de sus ojos.

No había duda.
Sencillamente, se había enamorado.


sábado, 13 de mayo de 2017

PLOMO, PÓLVORA Y MIEDO



PLOMO, PÓLVORA Y MIEDO

Se empeñan tanto en llenarme
de plomo el corazón,
y colmarme de pólvora
la desnudez hermosa del alma,
e inundarme de miedo
los pasos por mi camino
hacia el mundo de mí mismo,
y el cosmos.

Se empeñan tanto en la tarea
de silenciar mi humanidad
que, a veces, llego a creer
que no hay nada más allá
de esta rutina grave, triste
y lóbrega en que muchos sueños
mueren antes de echar a volar
más allá de la inocencia 
de los párpados pequeños de entonces
con los que soñar despierto
era algo tangible y cierto.

Entonces, me miro los pies.
Escucho la armonía perfecta
de los latidos de mi corazón,
y me detengo a la vera
del tiempo a descansar
un rato de las horas cansadas
de una urbe moliciosa y agobiante.

Y me doy cuenta 
de que brillo sin más,
aunque no me ilumine la sombra
ninguna farola en esta noche.

Pese a todo.
Pese al plomo en el corazón.
Pese a la pólvora en el alma.
Y pese al miedo en mi camino,
sigo siendo bella
e imperfectamente humano.

SU MEMORIA AL VIENTO



SU MEMORIA AL VIENTO

Su memoria ahora
se asemeja mucho al aire.

Viaja sin rumbo ni concierto
hacia no se sabe qué destino.

Hacia no se sabe qué recuerdo,
a merced de la corriente de la trágica
desmemoria del Alzheimer.

Su memoria al viento,
peinada sutilmente
por el olvido, parece desentenderse
del tiempo y los latidos,
al tiempo que cabizbaja
observa el cielo desde el suelo,
como si quizás fuera a llover
algún día hacia arriba.

Su memoria al viento.
Su desmemoria como el aire,
quizás más libre que yo
en mi triste jaula de nostalgia,
en la que ahora escribo.

Mientras su memoria al viento,
a merced de la corriente
de desmemoria del Alzheimer,
ya no recuerda el mundo
que aparecía en sus ojos
al mirarme.

Su memoria al viento...

viernes, 12 de mayo de 2017

BREVE ODA AL VIENTO



BREVE ODA AL VIENTO

El viento ingrávido, sin peso,
que viaja por mis mejillas,
poros, cuerpo y desnudez
al compás de un aire inquieto.

El viento que peina los árboles,
las olas, las mareas y la tierra
como la primavera cuando habita
los prados al caer de nuevo abril.

Me encanta el viento
que atraviesa praderas
sin fronteras, libremente,
como la corriente que viaja
con él a todos los rincones del mundo
sin demasiado esfuerzo aparente.

Y en una dulce y silente
batalla con las alas de las nubes
eleva gaviotas de colores sepia
sobre un ocaso en el que parece
morir dulcemente otro día.

El viento, verbo del aire,
palabra de la voz cuando recorre
el sonido los labios del poeta,
y los vericuetos del misterio
en busca de otra extraña metáfora.

El viento. Me encanta el viento
que otro día pasa más de viaje
con el aire rozando mi belleza..

miércoles, 10 de mayo de 2017

SIN RELIGIÓN



SIN RELIGIÓN

Quizás no debas creer
en demasiadas cosas,
ni tan siquiera en ti
cuando te notes el corazón
del alma en el pecho.

Porque ya con tu vida
eres muy grande,
sin demasiadas fes ni religiones.

Tú mismo así ya eres
lo más grande del mundo.


martes, 9 de mayo de 2017

VESTIDO DE PLUMAS



VESTIDO DE PLUMAS

Naciste para volar,
aunque todo diga
que debes someterte
a la gravedad fútil
de la urbe y sus rutinas.

Solo necesitas poner
unas alas a tu pensamiento,
y un vestido de plumas
a tus aburridas horas de oficina,
como cuando eras niño
y en el recreo se podía jugar
a ser astronauta sin traje.

Naciste para volar,
y enamorarte cada día
de la belleza del mundo,
mientras vuelas
con el alma 
y tu inocente vestido de plumas.

domingo, 7 de mayo de 2017

SE LE OLVIDÓ QUE SOY YO



SE LE OLVIDÓ QUE SOY YO

Se le olvidó.

Su memoria ahora mismo
es un puente de ternura
hacia unos ojos ausentes
cuyas pupilas miran al suelo,
como si el olvido no estuviera
más lejos de esta lóbrega habitación
en la que hablamos sus muecas,
su Alzheimer y mi tristeza.

Tres invitados de excepción
al silencio hermosamente fragoroso
de mi madre.

Se le olvidó.
Ya parece que no recorre
aquella estancia como antes
el mar sus rodillas cuando temía
que una ola la revolcara,
con aquella sencilla timidez
de ángel y belleza.

Pero no importa, la música
por momentos la devuelve
al olor sutil de aquella cocina,
y a las travesuras de sus infantes
que solo con un gesto calmaba,
mientras se sancochaba otro potaje
de felicidad entre calderos de nubes.

No importa. Se le olvidó.
Se le olvidó también que soy yo
ahora quien la observa.

"Sa, effff, aaa" es lo que musita
entre dientes solamente.

 Me llamó Efrén.
Soy su hijo.
Pero eso, aunque no quisiera,
ya se le olvidó
a la sonrisa sempiterna
de mi madre, mi querida madre.




sábado, 6 de mayo de 2017

LO EXTRAÑO



LO EXTRAÑO

Todo en este mismo instante
me depara cosas extrañas.

Las palabras gritan, y se encienden
como si el poema fuera un interruptor
de voces que esperaban inundar
de luz un oscuro silencio.

El mundo gira en la belleza
como una mariposa revolotea
ligera e ingrávida sobre la flor.

La tierra crece hacia la primavera
sin permiso de nadie, ni de nada,
como la ola que se eleva
para luego romperse como un sueño
al quebrarse el cansancio
sin que le importe mucho
si al mar le gusta o no
tanto vals efímero de espuma.

Y el viento habla un idioma
que solo entiendo mientras canto
sin verbo un nuevo poema
de cuya armonía hasta ahora
solo saben mis latidos de melancolía.

Definitivamente, todo ahora
me depara cosas extrañas.

Y me encanta, porque quizás
en lo extraño mora lo maravilloso
y misterioso de una vida de asfalto,
adiós en una botella de cerveza,
y rutina de cristal.

Lo extraño, lo maravilloso.
Lo infinitamente enamorado
que me encanta de la vida.

Así es lo extraño
que ahora me depara el mundo.

IDIOMAS EXTRAÑOS



IDIOMAS EXTRAÑOS

¿Qué idioma extraño
ha de hablar el mundo
para entender la sangre
como palabra y fin?

Lo desconozco, aunque me gustaría
solamente que por un día
todos nos disparásemos besos
directos al corazón.

Tal vez entonces solo corran
ríos de tinta por la belleza
de estar vivo en el mundo.

viernes, 5 de mayo de 2017

VERTICALMENTE



VERTICALMENTE

Su mirada siempre hacia el suelo
hace que me pregunte
cómo podría caer la lluvia
desde el corazón de la tierra,
y también si, quizás, el mar
tranquilo que encierran sus ojos
guarda alguna ola de silencio
que supere el sutil estruendo
de las palabras
que la enfermedad ya calla.

Verticalmente, hacia el suelo,
quizás observa el infinito cosmos
de la belleza que mis ojos
ya tristes no saben iluminar
en su ausente y hermoso rostro.

No sé dónde estás, mamá.
Ya no sé adónde miras,
y tampoco adivino en tu silencio
más que algún que otro gemido
esporádico y casi acezante.

Pero no importa, mientras parezcas
seguir mirando, verticalemente,
desde el suelo el amor de un hijo
al que solo tu océano de gracia consuela.

Verticalmente hacia mi melancolía.

miércoles, 3 de mayo de 2017

SOY UN MILIGRAMO DE TIEMPO



SOY UN MILIGRAMO DE TIEMPO

Soy un miligramo de tiempo
en los relojes infinitos del cosmos.

El suspiro efímero de una palabra
La mota de polvo de un desván
inédito de tristezas y nostalgias varias.

El verbo que se enciende o se apaga
con el sol en las entrañas
o la noche con lluvia y triste dentro.

Y belleza que se mueve inquieta
dentro de un corazón de metáfora
que, a veces, tú conjugas y lates,
conmigo y con nosotros.

Soy un miligramo de tiempo
en los relojes infinitos del cosmos.

Nada, que yo ya supiera.


martes, 2 de mayo de 2017

LLUEVE, Y EL AGUA



LLUEVE, Y EL AGUA

Llueve ahora, y el agua
nos cae en la piel
desde el mar de nuestras ganas.

Diluvian los besos esta tarde
en que el mundo se circunscribe
a la carne abierta y desnuda
de nuestros labios,
con el alma en plena tormenta
de amor y conciencia.

Llueve, y el agua nos cae
a borbotones sobre la lujuria
maravillosa de querernos.

Me encanta que llueva así,
y no me duelan los huesos
después de que me moje la tempestad.

Llueve, y el agua...