MÚSICA PARA EL ALMA

sábado, 31 de mayo de 2014

GRAMÁTICA DE AMARNOS



GRAMÁTICA DE AMARNOS

Quiero dejar atrás la sintaxis
mecánica y farragosa de una lengua
para adentrarme en otras oraciones.

Me encantaría ahora ser el sujeto
de las líneas carmines de tus labios
desde los míos,
y el predicado nominal
de tu ser que me hace ser
sin que dejemos los dos
de ser únicos e irrepetibles.

Me encantaría tanto, amor,
que mis ganas fueran complemento
circunstancial perfecto de lugar
para las tuyas también,
y que tras el verbo en presente
se conjugue y se pronuncie
una única oración de caricias,
cariños y arrumacos por las siluetas
de nuestra desnudez.

Complementos directos de un sueño
nosotros dos.

Y que así solo se escuche
la gramática de la ternura
entre los dedos y las caricias.

Sin mucha sintaxis farragosa
de la lengua, que no sea la infinita
de nuestra ternura breve
en este instante de amarnos.

viernes, 30 de mayo de 2014

HOY QUIERO ALGO SENCILLO



HOY QUIERO ALGO SENCILLO

Hoy quiero algo sencillo.
Algo que no me lleve a bosques
y selvas de insomnio
en donde pueda perderme.

Quiero, por ejemplo, que me beses
sencilla y tiernamente como quiere
el mundo de solo nosotros.

Sin marcharme muy lejos,
ni complicar demasiado
una caricia que acabe yéndose
de nosotros mismos,
y termine a parar en el mar
que no puedo surcar en zapatillos.

Hoy quiero algo sencillo.
Por ejemplo, que me ames
al desnudo, sencillamente.

jueves, 29 de mayo de 2014

NO SABES CUÁNDO NI QUIÉN



NO SABEMOS CUÁNDO NI QUIÉN

No sabemos cuándo ni quién,
pero empezamos siendo un pronombre,
luego fuimos, después
nos acostamos en un sueño,
y ahora descansamos
dulcemente nuestros labios
del tiempo en unos besos.

Y somos poesía
que no sabemos ni cuándo
ni quién empezó.

Pero me encanta
que seamos el primer verso
 de una maravilla,
y seamos así amándonos.

ESTAMOS SOLOS TÚ Y YO



ESTAMOS SOLOS TÚ Y YO

Ahora estamos solos tú y yo,
y quiero que seamos únicos.

Olvida un poco esa ciudad
de recortes tirados de periódico
que hablan de Olimpos bursátiles,
y Hércules de las finanzas depredadoras.

No detengas tus pupilas maravillosas
en las casas de enfrente,
grises y con balcones cerrados
a otra cosa distinta del asfalto
o el patio trasero del edificio.

Tan solo mírame,
bordea la herida punzante
que todavía no se ha abierto,
y por la que tienes miedo a amarme.

Yo solo estoy aquí para quererte,
y que me quieras sin preguntarme
cómo ni cuando te estoy amando.

Estamos ahora tú y yo solo,
y quiero que seamos únicos.

Lo demás sobra para este,
nuestro mundo de querernos,
inconfesablemente, infinitamente.

miércoles, 28 de mayo de 2014

NO ME ESPERES CON TUS LÁGRIMAS



NO ME ESPERES CON TUS LÁGRIMAS

No estés triste cuando venga
a esa puerta a un teatro
de besos y ternura
que abriremos cuando nos demos
la desnudez sin más.

No quiero que me esperes
con tus lágrimas.
Más bien aguárdame
con un gramo de melancolía
y tus ganas cuando vuelva
a tocar tu espalda que ahora
solo insinúan las palabras
sobre lo que pienso que podrías ser.

Solo quiero que llueva
desde las mejillas azules
e infinitas del cielo.

Tú no me esperes
con tus lágrimas ahora.

No tardaré mucho
en desnudarme contigo.

INJUSTICIA



INJUSTICIA

Hoy la lluvia es amarga
sobre las camas de cartón.

Las lágrimas quedan tiznadas
de miseria, aunque nadie escuche
ni sienta los ladridos de nadies
a los que ni siquiera un número
los salva de ser solo
grandes propietarios de manchas, desidias
y acciones muy valiosas de sin razón.

A veces, también, parece que el día
asoma azul en el firmamento,
pero sus miradas son solo balcones
en los que se alonga demasiado
la aflicción y el hastío.

Su hambre, además, solo vale
unos cuantos millones
de esquelas más sin nombre,
y la sangre que derraman
tras una bala o un vilipendio
solo deja huella
en el asfalto, mientras se disparan
más mentiras felices en el mundo.

No puedo con tanta injusticia,
y supongo que ahora me duele
saber lo triste que puede sonar
un diluvio en las camas de cartón.
 

martes, 27 de mayo de 2014

El AMOR SOLO ES PASAJERO



EL AMOR ES SOLO PASAJERO

Dicen que el amor
es efímero, que llega
calladamente en un suspiro
y se va todavía más rápido
como la ola que se desvanece
en la orilla antes de que empiece
el vals sonoro de la corriente.

Pero el cariño bien hecho
solo es pasajero
cuando no llega en tus ojos,
en la forma transparente
y clara en que me miran tus ojos,
no siempre claros,
pero que me observan
nítidamente la desnudez,
y el alma.

El olvido entonces se olvida.
Se queda arrinconado y solo
como la tristeza y el frío
de otras soledades sobre las barras
de un bar de esquina de cualquir capital.

Y vienes tú a quedarte
en mi recuerdo como si la primavera
no se viese herida de verano,
y rematada de invierno
al llegar diciembre y no tener
tu abrazo para que no repose
el frío de la ausencia a mi vera.

El amor es efímero. Puede ser
si no llega contigo, solamente.

lunes, 26 de mayo de 2014

SUEÑO CON OTRO MUNDO



SUEÑO CON OTRO MUNDO

No sé si estoy loco
o debo quizá pensar
en reservar una plaza
en algún Olimpo para locos
sin más dios que su cordura
distinta de estos tiempos
de créditos orgiásticos y deudas.

Pero todavía sueño con otro mundo.
Todavía llega hasta mi memoria
aquel tiempo en que libélulas
de papel podían alumbrar
primaveras extrañas con plastilina,
y en aviones de cartón
sin combustible se podía viajar
lejos, hacia algún anhelo 
nunca más imposible de lo posible.

Me encantan las granadas
que solo saben a fruta,
y la inofensiva pólvora
de purpurina que enciende
aún mis ganas de rebelarme
sin balas contra las injusticias.

Sueño con otro mundo,
donde en los parlamentos
gobierne la conciencia desnuda,
y el capital no sangre codicia;
otro planeta donde solo contaminen
de ternura los besos,
y de cariño los abrazos.

Se nos vayan los humos
de un anhelo en el aire
sin carbonos ni dióxido,
ni chimeneas metíficas,
y solo se llame a la ausencia
en el último minuto de un suspiro.

Aunque no parezca creíble,
en mi habitación estrecha
pero inmenas de flores,
aún hay espacio para la utopía.

Mis sueños de otro mundo
no tienen más edad siempre
que la esperanza.

Sueño con otro mundo.
Llámenme loco,
si quieren quedarse
con la falsa cordura
del trabajo estable,
la religión de la pecunia,
el crecimiento de las celdas
de un archivo Excel,
y la eternidad de la riqueza.

Déjenme con mi fantasía
de otro mundo si así lo desean.








domingo, 25 de mayo de 2014

SOMOS HIJOS DEL AIRE



SOMOS HIJOS DEL AIRE

Tú y yo ahora
somos hijos del aire.

Retoños bellos de un sueño
maravilloso en el que se conjuga
el amor tiernamente
en algún que otro beso
de labios firmes y no ingrávidos.

Flores de un poema
cuyas raíces se asientan
en la primavera aún por florecer
en este solar de asfalto
de nuestras caricias.

Somos hijos de la belleza,
y del aire que ahora
levanta suave un recuerdo,
y me lleva hasta lo que pienso
que podrás ser mientras llego
a tu desnudez, en silencio,
y sin que todavía lo sepas, amor.

Somos hijos del aire,
y el silencio,
tú y yo.

sábado, 24 de mayo de 2014

MIL Y UNA NOCHES



MIL Y UNA NOCHES

Sherezade pudo contarle
al rey el cielo en mil noches.

Yo ya he revelado desnuda
a la tarde, mientras te abría
el alma como una puerta
infinita a la belleza,
y te contaba las mil veces
que he amado incluso el tiempo
que mata mientras me detenía
a besar tus horas con los labios,
y mi boca.

He pasado mil noches
pensando en que cortarías
el mediodía, mientras amanecían
otros días en tus pupilas
y las mías, frente a frente.

Ahora en la siguiente puede ser
que definitivamente miremos
lo que Sherezade solo contó al rey:
el sueño de amarnos
mil y una y mil más noches.

viernes, 23 de mayo de 2014

FUERA DE NOSOTROS

 
 
FUERA DE NOSOTROS

Fuera de nosotros
está el mundo. Es cierto.

No cabe duda de que queda
después de nosotros,
cuando nos alejamos,
una ciudad que se acerca,
la ventana que vuelve
a ensuciarse de mañanas grises
el humo deletéreo
para el cielo de las chimeneas,
y el ocaso que no llena de amapolas
el aire ensangrentado de atardeceres.

Amanecer es cierto que amanece.
Caminar es cierto que camino
cuando me mueven los pies,
pero en tus brazos todo es más ligero.

No pesan tanto los miedos,
y en mis zapatos de primavera
siento que vuelven tus ganas
a florecer por mis sendas de lujuria.
 
Fuera de nosotros
está el mundo. Es cierto.
 
Pero todo es diferente
con el dulce peso
ingrávido de nuestros besos.

Ese planeta de caricias
en que le gusta orbitar
a los pájaros de nuestros sueños
tuyos, y míos, y nuestros.

Fuera de nosotros
está el mundo, solo.


jueves, 22 de mayo de 2014

CAÍSTE DULCEMENTE



CAÍSTE DULCEMENTE

Caíste dulcemente
y no moriste entonces.

Se dio el tierno percance
de que te tendiste
hacia mis brazos
como puentes hacia un lugar
ajeno a los ruidos, la niebla
y la molicie de la ciudad.

Querías viajar a otra parte
más hermosa supongo.

Y descansaste del mundo,
mientras caías dulcemente
en mis brazos, y no moriste
entonces, solo el tiempo.


miércoles, 21 de mayo de 2014

AHORA DESEO MARCHARME



AHORA DESEO MARCHARME

Ahora deseo marcharme,
pero no quiero irme lejos.

Quiero que los acordes cotidianos
de la primavera que levanta
sus primeras hierbas en este instante
no duelan tanto como la lluvia
cuando llega con la tormenta,
y la soledad con la ausencia
o la falta de tus brazos.

Quiero tener cerca el mar,
y que no me ahogue cruzarlo
hacia otras ciudades,
hacia otros mundos
que todavía no han contemplado
mis diminutos ojos de vida,
espera y adioses.

Eso sí. Solo espero
que alejarme del mundo
hasta ti no quede tan lejos.

Deseo marcharme
hacia tu alma desnuda.


YO HOY PIDO COSAS IMPOSIBLES

 
 
YO HOY PIDO COSAS IMPOSIBLES

Yo hoy pido cosas imposibles,
porque me hastía lo posible.

La casa sola, el perro triste,
la recogida a las siete de la tarde.
Las sonrisas vacías del bus
que se pintan en los cristales
como lágrimas invisibles
tras las ventanas de los edificios.

Tu boca ausente
vestida de labios
en los armarios de un recuerdo.
 
Los pasos agotados,
la figura melancólica,
un banco sin pájaros
ni poetas de verbo certero
en el corazón de la belleza.
 
Yo hoy pido cosas imposibles,
porque me hastía lo posible.
 
Pido que se levanten
las piedras, y no llore
más la lluvia si puede ser.
 
Ponerle también flores
en los colmillos a las serpientes,
y laureles al patán,
aunque no lo merezca.
 
Y si puede ser también
que tus labios y tu cuerpo
sean posibles para mis brazos.
 
Sí, de esas cosas imposibles
que hoy quiero posiblemente.

martes, 20 de mayo de 2014

AMANECE GRIS SOLO EL DÍA



AMANECE GRIS SOLO EL DÍA

Amanece gris ahora
solo el día:
el día no se hace nunca
de noche, salvo cuando quiero
clavar mis ojos en tus pupilas
celestes, aunque no siempre
parezcan claras del todo.

Supongo que no muere
nunca la tarde,
 cuando se ancla
en la forma de amor dulce
que conjugo en la pasión
eterna, y a veces sola
de quererte a solas, a penas,
a palabras, a abrazos, a melancolías
y a besos al aire que, a veces,
recoge de milagro el silencio
extraño de tu oído
escuchándome desde un recuerdo.

Amanece gris solo el día,
porque se descubre, se desnuda,
se desviste, se revela otro amanecer
cuando abro tu desnudez
en los cajones de alguna metáfora,
y siempre es de día
en la manera en la que brillan
dulcemente tus ojos mirándome.

lunes, 19 de mayo de 2014

ESTÁS SOLA FRENTE A MIS OJOS



ESTÁS SOLA FRENTE A MIS OJOS

Estás sola frente a mis ojos,
por tanto, mis pupilas al menos
sí acompañan tu soledad.

Ahora te estoy mirando
esa desnudez escondida
que no desvisten las enaguas
levantadas, ni los telones
de los teatros una tarde
tediosa y melancólica de domingo.

Y no estás sola,
aunque no sepas todavía
que estoy contigo.

Estás sola frente a mis ojos,
y si escuchas bien los acordes
no cotidianos que acarrea
el viento oirás que te llamo
a la puerta de algún verso,
y mirada te busca incesante
y tranquila a la par que constante.

Mientras tu falta de compañía
no está ausente, ni sola
aunque así lo creas.

Estás sola frente a mis ojos,
que nunca dejan de mirarte
aunque no llegue ahora
a los espejos transparentes
de tus pupilas.

Estás sola frente a mis ojos.
Solamente eso.

domingo, 18 de mayo de 2014

SOLO QUIERO QUE TE PIERDAS



SOLO QUIERO QUE TE PIERDAS

Solo quiero que te pierdas
entre estos brazos míos.

Que salgas solamente de ti
cuando vayas a buscar
un puerto de ternura
en el que atracar tus ganas
tiernas de que te quieran.

Yo aquí te espero,
entre estas alcobas y soledad,
en este puerto de recuerdos
al que nunca dejas de llegar
como un barco cuyo rumbo
siempre se dirige a un mismo país:
la tierra de nuestros besos.

Tus ojos atracan en esta mi mirada
como un ocaso diferente,
que no muere como otros,
sino que revive el mediodía
extraño y maravilloso que rezuma
de tus ojos como una flor
de luz para la que siempre
es primavera allá a lo lejos,
allá arriba en tus pupilas.

Y tu alma se queda anclada
a mi cuerpo como la huella
de una luz que nunca dejó
de arder en las aceras,
aunque se haya ido la noche,
y no queden sombras
en el asfalto.

Quiero que te vayas,
pero no te alejes demasiado.
Solo ven hasta estos brazos
míos que te esperan.

Y salgamos un rato de nosotros,
si puede ser,
para amarnos desnudos.

Perdámonos sin irnos
muy lejos de nosotros.




DECIMOSEXTO DISCURSO HUMANO (HUIDAS)



HUIDAS

Muchos quieren escapar. No saben muchas veces adónde. Pero quieren marcharse, partir. Encontrar otro lugar en que brillen algo más que las luces efímeras de la flama de una chimenea o unas farolas desgastados. Palacios de aire que se sostengan solo con palabras. Auténticas maravillas oníricas. Algunos acuden a un teatro en el que los sueños no piden entrada por adelantado, y tampoco se necesita gran cantidad de dinero para acceder a los palcos de los anhelos más imposibles.

Todo se puede ver en ese lugar desde la tribuna más alta. Tan solo hace falta, a veces, que los ojos se cansen y tras los párpados se abra otro telón no tan roído y sin tantos días grises y lóbregos. Todo con el fin de irse.

Hay alguien que también se sienta solo en un banco, y se imagina que es un columpio en el cual se puede balancear un posible paraíso al cual se puede entrar más allá de un obituario o una esquela. Ya se sabe que a muchos no les gusta hablar del cielo hasta que les toca irse de verdad. Por eso, también se lo guarda para sí mismo y solo lo cuenta en presencia de una libreta algo desgastada.

Yo me marcho también un rato. Aún no se adónde. Pero he de huir por las ventanas de alguna fantasía que todavía vive, y me espera. Solo espero que no se me exija pasaporte cuando salga de esta ciudad, porque hoy solo llevo mi alma de equipaje, y mis recuerdos en la maleta de mano. Y necesito. Me urge huir durante un instante.

ERES UN POEMA



ERES UN POEMA

Eres distinta, diferente
a todo lo que acontece
sin historia desde estos balcones
con ciudades a las que solo colma
el hastío o la rutina.

Te asomas siempre a mi historia,
y te escribes en mis líneas,
aunque no te dé permiso, a veces,
para atravesar mi recuerdo:
es inevitable siempre
que vengas hasta mi soledad
de solares con primaveras
aguardando una primera rosa.

Te descuelgas del horizonte
como otra palabra distinta
que no albergan los verbos
fáciles de un diccionario:
tú eres, simplemente
lo que soy y somos.

Y tu nombre se pronuncia
muchas veces sin más sílaba
que la belleza infinita
de una estrofa, y la lluvia
que no duele, mientras cae
desde tus lágrimas de luz.

Eres diferente al mundo,
aunque seas parte de todo.

Eres un poema que ahora
se escribe en estas líneas,
mientras te asomas con alevosía
dulce a mi recuerdo.

sábado, 17 de mayo de 2014

2 HAIKUS MÁS



I

Ante tu alma sola
se desnuda el mundo.
Soy, somos inmensos.

II

Si bien entre todos
los pasos y la gente
solo y todo nos amamos.

viernes, 16 de mayo de 2014

SI TE DESNUDO



SI TE DESNUDO

Si te desnudo
el mundo es de otra forma.

Y no pienses mal.
No hablo solo de descubrirte
la piel tras la camisa.

Hablo. Te informo más bien
de que quiero revelar
tus positivos y negativos,
quitarte los hábitos del misterio
y que mis dedos salgan a buscarte
la silueta, mientras mis palabras
se entrelazan en tu alma sencilla
como enredaderas dulces
en las paredes.

Quiero descubrir otras cosas.
Pensar que las esquinas
no van siempre a depararme
muertes lentas de asfalto
al otro lados de mis pasos cansados,
sino tus manos infinitas.

Y soñar con barcas 
que me lleven al mar,
aunque ahora queden 
algo lejos tus ojos claros.

Por eso, quiero revelarte,
abrirte como una puerta extraña
y maravillosa de cuyas llaves
solo sepan nuestros labios,
y la ternura de dárnoslos.

Si te desnudo, ya ves,
el mundo es de otra forma.

jueves, 15 de mayo de 2014

NO ESTÁS LEJOS



NO ESTÁS LEJOS

No estás lejos, solo debo
pensarte mucho para que vengas,
y parezca como si vinieras
en un beso hasta mis labios.

Un escalofrío entonces
me recorre la mejilla,
y la caricia se insinúa
en el aire como el primer pétalo
de una amapola en abril,
cuando llueve la primavera
dulcemente sobre los campos.

El silencio se torna
la prolongación de los acordes
cotidianos de tu voz,
misteriosa, frágil e ingrávida
como la belleza que flota
ahora en estos versos.

No estás lejos, solo debo
pensarte muy fuerte
para que no dejes de venir
a acompañarme en mi soledad,
acompañada mejor si estás,
aunque sea desde un golpe
tierno de recuerdo.

No estás lejos, solo debo
pensarte muy fuerte.

Eso es todo. No estás lejos.


miércoles, 14 de mayo de 2014

TÚ TE APROXIMAS



TÚ TE APROXIMAS

El atardecer se aleja
como el sonido de los pasos
de las calles vacías al ocaso.

Se va otro día raudo
a dejar descansar
las nueve de la tarde
en otro lugar del reloj.

Y tú te aproximas.
Te acercas a lo que viene siendo
lo que creo de ti,
lo que desnudo de ti,
lo que descuelgo en un verso
de lo que pienso que eres.

Y la caricia se anuncia cálida.
Se insinúa tiernamente
como tus manos 
en este siguiente abrazo,
a veces de palabras,
otras con tu tacto sutil
en la belleza que hilvanan
silentemente estos versos.

Me resulta preciso
supongo, que vengas
aunque no tengas muchas ganas:
no olvido nunca recordarte
para que llegues fiel
a esta cita en la que nuestras soledades
se acompañan
en un solo silencio nuestro.

Y que se aleje el atardecer
para que habite en la noche
lo que ahora creo de ti,
lo que descuelga el cielo
que se parece a tus ojos,
lo que se reparte de ti
la ciudad de besos
que me espera,
cuando se muera otro día,
y tú te aproximes.

Te acerques a lo que viene siendo
lo que pienso que eres,
si estás de acuerdo, amor.

martes, 13 de mayo de 2014

TU SILENCIO



TU SILENCIO

Tu silencio ahora
no es como cualquier otro silencio.
No hay voz que se ausente,
es más, dice muchas cosas.

Y necesita mucha comprensión.
Más allá de entender la semántica
simple de los diccionarios 
y los sustantivos cotidianos,
precisa que se entienda
la ciudad de luz que pronuncian
sin verbo unas pupilas encendidas
y candentes como las tuyas ahora,
que me miran claramente
en su fondo de color marrón,
azul o multicolor de arcoiris.

Requiere, exige, le urge
que se escuche el aire
que parece cantar de repente
en las cuerdas vocales del viento,
y que hablar constituya sin querer
el verdadero sueño de dejar atrás
la falta de voz de las calles mudas
sordamente de cansancio y hastío,
y dialoguen nuestros labios
en el idioma de los besos.

Mientras callas, y me deleito
en ese silencio tuyo, sencillo
y limpio que dice tan solo
lo que tú y yo sabemos ciertamente ahora:
tu silencio y la forma desnuda
y abierta en la que nos amamos.




lunes, 12 de mayo de 2014

YO NO ENTIENDO MUCHOS SUSTANTIVOS

 
 
YO NO ENTIENDO MUCHOS SUSTANTIVOS

Yo no entiendo muchos sustantivos,
aunque sepa su significado
en la suerte de acepciones
precisas de un diccionario.

No entiendo ni la guerra,
ni las balas que conquistan
victorias solo en la sangre
que ya no tiene camino
por el torrente de los que mueren.
 
Tampoco la codicia, ni el odio
que parecen asomarse,
a veces, a los balcones
de la inconsciencia como un mal sol
de un mediodía que no se desea.
 
Y mucho menos la avaricia,
la corrupción y el hambre
que campan a sus anchas
en los estómagos vacíos
de don nadies, niños,
y descuentos de daños colaterales
que bajo los escombros gritan
para que alguien los escuche,
pero son perros sin apenas ladrido.
 
No entiendo muchos sustantivos,
y tampoco por qué se ha de conjugar
la lucha si no es por conquistar
el alma de uno mismo.
 
No entiendo muchos sustantivos,
ya ves, solo no ignoro
la belleza o la poesía me imagino
que habrían de llover 
como las únicas balas
del mundo directas al corazón.

domingo, 11 de mayo de 2014

VERBOS DIFERENTES



VERBOS DIFERENTES

Ahora los verbos llegan distintos.
No son literales en absoluto.
Morir ya no lleva acento llano,
y ausentarse no supone decir adiós
a las cuatro paredes de una habitación,
cuando me acerco a lo que eres,
y me alejo del mundo
sin haber salido todavía.

La sensualidad no roza siempre
mis labios, pero aguarda
entre estos barrotes de belleza
a cuyo poema encerrado
quiero que acudas ahora mismo,
si puede ser.

Supongo que deseo que ser
sea que seamos también
distinto a cuanto nos rodea,
al mundo que hastía,
a las urgencias de soledades
a cuyo auxilio no llegan ambulancias,
sino una falsa ternura, a veces,
de esquina, servilletas y brevedad.

Ahora los verbos llegan distintos.
Tal vez, porque conjugo
de otra forma nuestras soledad.
Y el borde melancólico de esta herido
no duele tanto,
mientras pienso que me amas.

Y en efecto, me amas.
Y es distinto morir
sin acento llano en tus brazos.


sábado, 10 de mayo de 2014

SUEÑOS CUMPLIDOS



HABLAMOS MUCHO DE SUEÑOS CUMPLIDOS

Hablamos mucho de sueños cumplidos,
y ya recorrimos veinte mil leguas
de viaje submarino, y llegamos
a la Luna sin la pluma ya
impecable de Verne.

Otros abordan otros sueños
como imaginarse el paraíso,
y sentarse en la belleza
desde los bancos de un parque
en la que otra tarde domingo
discurre en una bicicleta de ocaso.

Se habla mucho también
de cumplir sueños, tener éxito
o colgarse medallas en el cuello.

Yo, sin embargo, solo quiero
que ahora mismo estés conmigo,
y quizás se cumpla en mis labios
ese beso que aguardo todavía,
la eternidad efímera que aún
no nos hemos dado.

Un gran sueño cumplido
sería que te amara yo,
y nos amáramos al fin.

2 HAIKÚS MÁS



I

El mar queda lejos,
pero tus ojos me acercan
sin querer al mundo.

II

Y la distancia
solo es una palabra
para nuestra mirada.

viernes, 9 de mayo de 2014

DIGAMOS ALGUNAS TONTERÍAS



DIGAMOS ALGUNAS TONTERÍAS

Te propongo ahora
que digamos algunas tonterías.

Digamos que la gravedad
del aire, el tiempo, y los recortes
sutiles de la vida, y las horas
que nos van quitando
tíos, amigos y despedidas
no supone un problema
ni un peso para las alas.

Digamos que la ciudad
hoy no amanece tan gris
como de costumbre,
porque en los balcones amanece
algo más que otro momento
más de desgana y rutina,
y se asoman las ganas
renovadas de seguir vivo.

Digamos te quiero
dándonos el mar gratis
frente a los ojos.

Digamos esas tonterías
que decíamos cuando los números
no se contaban en las piñatas,
y solo se restaban 
ovejas en los sueños.

Digamos que hoy vamos a besarnos,
y que te diré también la tontería
de darte mis labios
sin que lo sepas demasiados,
y juguemos un poco
a una guerra de besos
en las que solo pueda dispararse
a ráfagas, a versos, a caricias
la ternura en nuestra desnudez.

Así quizás se pueda volver
a ser un poquito inocentes
y decir hermosas tonterías
como las de poder cambiar el mundo,
mientras nos pertenece,
mientras nos amamos.

Hoy te propongo
que digamos esa tontería
en silencio de querernos.

jueves, 8 de mayo de 2014

NO SÉ MUCHAS VECES



NO SÉ MUCHAS VECES

No sé muchas veces
lo que dices, o mejor
dicho callas en esas palabras
trémulas de tus ojos
en cuyo verbo se adentran
ahora mis pupilas abiertas
y desnudas para recibir las tuyas.


No sé lo que me dicen
tus gestos, a veces ausentes,
pero sé que me expresan
algo distinto a los miedos
cansados que se esconden
tras barrotes transidos de besos
que no se atreve a toca
la boca que realmente aguardan.

Intento descifrar entonces
tu silencio, y la belleza
es un cuaderno de sueños por desvelar
en las aceras, y la poesía
una barca que busca orilla
en ese continente bello,
hermoso y desnudo de tu cuerpo.

Intento pensar en milagros,
en recomponer la lluvia vencida
en los andenes y el asfalto
cuando amaina la tormenta.

Y que lloremos juntos
tus tristezas, mis tristezas
y nuestra melancolía.

En llegar a esas playas
cuyas costas andan algo lejanas
de estos bosques, y madreselvas
como un recuerdo de esas montañas
onduladas e inmensas para mis manos
de tus pechos hirsutos.

No sé muchas veces lo que dices,
ni cómo llegas hasta aquí.

Supongo que los recuerdos
no tienen portal alguno
que les oculte el olvido.

Y supongo también
que hablar de ti
es expresar algo distinto
al cotidiano hastío de vivir
demasiado en serio y que solo
te hablen de luz las eléctricas
pidiéndote las facturas atrasadas.

Expresas algo distinto,
cuando me amas sin decirme
apenas nada.

Solo desde tus ojos
cuánto me estás queriendo.



miércoles, 7 de mayo de 2014

SUPIERON DEMASIADO PRONTO



SUPIERON DEMASIADO PRONTO

Supieron demasiado pronto
del descuento que significa
la vida cuando va en serio.

De la cuenta atrás de tíos,
padres, madres, y abuelos
pródigos o envejecidos.

De la imposibilidad de llegar
al arcoiris solo con los lápices,
y atravesar el mundo cruzando
compases en las cartulinas.

Y de cómo se desgastan
los zapatos normales,
cuando la injusticia no deja calzarse
la talla infinita de la inocencia.

Supieron demasiado pronto
cómo se cerraban los ojos
para sellarse en la eternidad.

El cielo se les acercó muy pronto
sin tener tiempo de volar.

Escombrar ahora el mar
resulta algo complicado
con tanta sangre sin motivo
para correr ya en las venas.

Supieron demasiado pronto
cómo se llega antes a Dios
sin quererlo apenas,
sin que pida permiso 
para tocar las puertas de casa,
y la ausencia de otros.

Aquella bala que mató a sus padres
les quitó incluso el tiempo.

Cinco años apenas.
Ahmed y Raúl,
como otros muchos,
supieron demasiado pronto
del descuento que significa
la vida cuando va en serio,
y la guerra cuando no se juega
a los soldaditos.

Lo supieron demasiado pronto.

NO ESTÁS CERCA, ESTÁS DENTRO



NO ESTÁS CERCA, ESTÁS DENTRO

No estás ni lejos, ni cerca.
No te aleja el mar,
aunque mis labios deban cruzarlo
entre alambres de tinta,
ciudades desiertas de ausencia,
acordes de fiesta, ganas
que no llegan a tocar nunca
las cuerdas de tu alma,
y el marasmo cotidiano.

Aun así todo discurre
mientras no dejo de salirme
hacia algo que podría
parecerse a nuestra soledad,
ahora conmigo sola.

Cuando tocan las cuatro
en las campanas de la iglesia,
son las cinco en la eternidad
efímera de quererte.

Y no estás lejos, ni cerca.
Simplemente vienes de cuando 
en cuando y regresas también
de forma ocasional,
cuando me da por registrar
estos cajones algo extraños,
 y desde algún recuerdo
te acercas tiernamente.

No sé cómo lo haces.
Pero para llegar hasta tus ojos
me basta con contemplar
la tarde, e imaginar
que desde otro horizonte
me estás mirando.

Entonces no estás ni lejos,
ni cerca, ni te separa 
el mar de nuestros labios,
nuestras ganas, nuestros miedos
y nuestra desnudez.

Me siento entonces como el águila
en los brazos del viento,
rauda y gloriosa
hasta el contorno
de lo que podrías ser tú,
pero no eres, pero eres.

Pero no estás ni lejos,
ni cerca, ni a medio camino.

Simplemente, estás dentro.


martes, 6 de mayo de 2014

HAS SALIDO DE TI




HAS SALIDO DE TI

No te has dado cuenta.
Lo has hecho casi sin querer.

Has salido de ti misma
para que el paraíso
a lo lejos estuviera más cerca.

Para que tus labios se cruzaran
con mi boca, y dejara yo
de invocarte en trazos inseguros
de las paredes o versos.

Y no sé de dónde has venido,
pero lo que importa
es que sin darte cuenta
has salido de ti,
y las dimensiones de esta escena
a la que hoy llamamos el mundo
se ciñen a nuestros labios
que quieren atravesarse
los polos, las esquinas,
los valles y las colinas
de las ganas.

Has salido de ti,
de tu ciudad de amapolas
a una casa que no conocías
hasta ahora,
que me has besado.

Y nos hallamos desnudos
frente a esa eternidad de quererse
que hemos querido creernos.

Al tiempo que hemos salido
del tiempo, de ti, y de nosotros.


NO SÉ SI LO SABRÁS



NO SÉ SI LO SABRÁS

No sé si lo sabrás,
pero ya estás aquí.

Mis manos se abren ahora
como puertas a la espera
de que entres en mis ganas
como la marejada en la corriente,
como la sangre que bordea
una dulce y tierna herida.

Ya estás aquí,
aunque todavía no has venido.

Eres como las ondulaciones
de las olas, y yo como el marinero
de hábitos aún por estrenar
que aguarda siempre un viaje
en algún puerto casi olvidado.

Y quiero que tus labios
atraquen en mi boca,
y se ancle el tiempo un rato,
y dejen de cortarme las agujas
el instante mientras somos.

Y estás aquí, en esta casa
de flores que espera tu primavera
como los almendros la semilla
de la tierra fértil.

No sé si lo sabrás,
pero ya estás aquí.

Y soy como el marinero
que ya siente las ondulaciones del mar,
antes de surcarlo.

Has venido tú ahora
con mis ganas a desnudar el mundo
que quiero: tú.


lunes, 5 de mayo de 2014

AMANECE EL MUNDO



AMANECE EL MUNDO

Amanece el mundo,
y tus ojos me abarcan.

Fuera de estos mapas
de conjuros y encantos,
nada existe o eso parece.

Las pupilas se me tornan barcas
que buscan la orilla trémula
de las tuyas para reposar
de otro día gris y oscuro.

Las manos, mis manos 
quieren descansar
de su andar sin rumbo
por las pieles de asfalto
en la enciclopedia sin ciudad ni páginas
conocidas todavía de tu desnudez.

Y las ganas ahora se desvisten
de la ausencia que las encierra
entre soledades y tristezas
para ir a tu encuentro.

El mundo amanece,
y tus ojos me abarcan.

Tu mirada deja un momento
que la atraviese, que la cruce
por ese puente de fantasía
que construye, a veces, la ternura
que solo pronuncian las caricias,
a veces, sin dedos que alcancen.

Y la gravedad no duele,
y el tiempo no desangra
cuando el Sol flota lleno
de mediodía cuando descansa
casi eterna la tarde
en la forma limpia
en la que ahora me miras.

Y amanece el mundo,
y tus ojos me abarcan.

Y sé entonces,
que me estás mando.

Amanece así el mundo,
cuando me habitas la mirada.

domingo, 4 de mayo de 2014

SIN ELLAS



SIN ELLAS

Sin ellas
no habría después.

No vendrían más con el Sol
las madrugadas de otros ojos
de inocente sustantivo
y amor siempre
con acento llano y puro.

Sin ellas, sin ella
yo no escribiría  ahora otra historia más
con versos, tristezas o melancolías.

Tampoco crearía otra semilla
de belleza, ni sembraría ahora
con algo de claridad las sombras
que, a veces, no puedo enterrar
con tan solo un par de mediodías.

Ni habría después del ahora,
como ha habido ahora
tras el pasado.

Sin ellas
no habría después.

Ni madrugaría otra efímera
y posible eternidad en otro recuerdo
como esta que ahora
escribe o casi.

Sin ellas, sin las mujeres
y madres del mundo,
no habría después
de este ahora.

Gracias mujeres, mamás.
Gracias.