MÚSICA PARA EL ALMA

martes, 31 de diciembre de 2013

OTRO AÑO MÁS

 
 
OTRO AÑO MÁS

La noche última
del año envejece,
mientras la tarde
se desmelena de ocaso
en el horizonte.

Y llega otro año al calendario.

Hay quienes piden
un próspero azar.

Yo solo pido
seguir mirando al mundo
desde la belleza,
y desde mis ojos.

Si puede ser
otro año más.

domingo, 29 de diciembre de 2013

2 HAIKUS MÁS



2 HAIKUS MÁS

I

Llega otro año.
La lluvia sigue igual.
Gota a gota hacia el mar.

II

Pianos muertos,
pero la música existe.
La vida sigue.


viernes, 27 de diciembre de 2013

NO QUIERO DESLUMBRAR



NO QUIERO DESLUMBRAR

Procuro solo brillar.
No quiero deslumbrar,
no vaya a ser que se agote
la breve estrella que llevo
en el ser dentro.

Solo brillar, sin encandilar.
Sin iluminar mucho más, quizás,
que la farola que ahora mismo
me señala a ráfagas de bombilla
el camino a casa.

No quiero deslumbrar,
sino solo brillar.

Para que se ponga, tal vez,
algo de solo en este balcón
cuando esté triste.

Solo eso. Brillar.

jueves, 26 de diciembre de 2013

NOVENO DISCURSO HUMANO (DIVERSAS FORMAS DE MORIR)



NOVENO DISCURSO HUMANO
(DIVERSAS FORMAS DE MORIR)

No voy a extenderme demasiado ahora. No se lleven a engaño. La vida es demasiado efímera como para existir solo desde las líneas de un lacónico discurso. No obstante, siento que debo volver a decir algo en esta tarde algo gris. Algo que igual gusta o disgusta.

Hay muchos que afirman que morir supone el último instante de la vida. La última sístole o diástole del corazón en el pecho. El último suspiro. El último susurro. La última carcajada. El último aliento o la última vista atrás en busca de los instantes bellos o tristes que pudimos experimentar mientras nos duraba la respiración en los pulmones o seguían en pie las cortas alas de nuestros sueños y todavía teníamos fuerzas para despertar no siempre de la mejor manera.

Y hay otros que dicen que morir también implica dejar que pasen los segundos, los minutos, las horas, y los años y nos vaya degradando sin avisar la sangre hasta el día en el que le toque a alguien querido enterrarnos y decirnos adiós. Estoy bastante más de acuerdo con esta opinión. Y ahora les diré brevemente por qué. No vaya a ser que la vida se me escape entre estos párrafos.

Veo, observo, contemplo demasiados rostros cabizbajos de camino al trabajo en el bus. No parecen felices, aunque puede que algunos estén ganando hasta 5000 euros brutos al mes. Se les ha perdido esa trémula estrella brillante en la pupila en algún lugar. Quizás, se la ha tragado una deuda descomunal o el simple hecho de apagarse por no atrever a vivir, por querer una vida estable, por no osar hacer algo diferente.

Oigo, escucho lamentos silenciosos en los bares. Las pupilas condescendientes se quejan sin decir una sola palabra, porque parecen no hablar. Pero me están diciendo algo en un diálogo propio de los hermanos Marx en la década de los cuarenta. Detiene un desconocido sus pupilas en mí como si me pidieran ayuda. Es un SOS sin taquígrafos de por medio que intento descifrar.

Parecen morirse esas almas sin remedio, antes del último suspiro, la última carcajada o el último latido. Como el líquido de una cerveza derramada en el asfalto al amanecer. Sin más historia que una huella algo mefítica. Y, entonces, me pregunto si tenían razón los primeros que he citado. Si solo se muere cuando se nos apaga la vida o si también puede difuminarse como los colores de los Plastidecor en cuanto marginamos a la inocencia o las ganas de ser para volvernos cuerdos adultos sin más ilusión que construir una familia, tener una casa y escribir un libro. Hay tantos muertos prematuros en este potencial Olimpo de dioses y astros humanos sin historia en los mitos. Hay tantos cementerios ambulantes que creo, a veces, que daría menos miedo adentrarse en uno real.

Y solo puedo ahora alzar mi voz sin alargarme demasiado y decirle a mi vida que estoy aquí. Y que quiero conocerla en profundidad. Hasta que la muerte deje de darme su aprobación. Con un último latido con el que diré, tal vez, no adiós, sino hasta luego. Vida mía...


YO CREO



YO CREO

Yo creo en muchas cosas.
Creo en los sonidos del mar,
leer alegría o tristeza
entre las líneas de una sonrisa.

Asustarme ante la tormenta.
Alegrarme si alguien desembarca
en el beso de su pareja
cual marinero en busca de la orilla
paradisiaca a la que no parece llegar.


Sí. Creo en muchas cosas.
Y, muchas veces, creo
en los sueños que todavía
pueden vivirse despiertos.

En la humedad desconocida
por la lluvia de tus labios.
Y en ti, sobre todo en ti.

Creo mucho en ti
sin que me haga falta
erigirte panteones
o elevarte a un Olimpo
imposible para los mortales.

A veces, no cuento
con esos ascensores
de constelaciones y cielo
que parecen tener otros poetas.

Pero sé que tengo tu amor cerca,
y la belleza acechando
dulcemente desde otra ventana
bastante próxima a mi balcón
de ausencia y nostalgia de ti.

Y eso me hace creer mejor
en todas las muchas cosas que creo:
el mundo, la poesía,
la vida vivida entre poemas,
los sueños, y la belleza.

Y, sobre todo, en ti.
Yo creo....


miércoles, 25 de diciembre de 2013

ESCUCHAR LA VIDA



ESCUCHAR LA VIDA

Ahora no me limito a oír.
El río canta y aguarda
que alguien se detenga tranquilo
a escuchar sus acordes
de agua corriendo al mar.

Una mariposa en arrullo
revolotea entre tanto bullicio.

Una margarita se deshoja
y vuelve a componerse.

El viento habla de canciones
pasadas y sueños emigrados.

Las calles componen
bandas sonoros hermosas
bajo el asfalto en que se oculta
la belleza y sus acordes
cotidianos de ternura o melancolía.

Y la vida crepita, tiembla,
corre, vuela, se emociona,
siente y me late sin desgastarse
ahora tras el pecho.

No me limito a oír supongo.
Quiero escuchar la música
que ha de brindarme, 
pese a todo, esta tarde
de nostalgia la vida.

martes, 24 de diciembre de 2013

INVENTARTE

 
 
INVENTARTE

Inventarte, me digo.
Quisiera invertarte,
y que fuera tan fácil
como si me miraras de frente
sin dibujar tus pupilas
metafóricamente en mis ojos.

Inventar tu sonrisa,
tus labios calientes 
todavía en el latido
inaudible de un beso
que todavía quiero darte.

Tu silueta como si moldear
el aire que respiras casi conmigo
fuese algo tan sencillo
como construir puentes de papel
en aquellos años de la escuela primaera.

Y también aquellos paisajes
increíbles de cuyas estaciones
todavía se acuerda mi primavera
a la espera de aquellas rosas
de ternura que sembrabas
siempre desde la caricia.

Inventarte. En la poesía
inventarme el amor contigo,
si es posible también 
estando tú.

lunes, 23 de diciembre de 2013

ESTAMPA NAVIDEÑA



ESTAMPA NAVIDEÑA

Ahora las cosas
se tornan algo diferentes.

El barrendero parece dejar
rosas en las esquinas,
mientras limpia la calle.

La ciudad se torna de otros colores.
Un carnaval de sonrisas
se celebra sobre la mesa,
mientras, a veces, no hay cartón
que sepa sostener el peso
de la miseria allende las ventanas
luminosas y los balcones
repletos de efímera alegría.

Se repite la misma historia
sin historia: una diáspora
de ángeles que se quedaron
sin cielo en los juguetes,
la estampida de cariño
sin muchos abrazos,
y, de cuando en cuando,
tus ganas que llegan irrefrenables
a llenar de tumulto el silencio
de mis paredes casi vacías.

En Navidad quiero que también
siga naciendo de nuevo,
pese a todo, las ganas
de seguirte amando.

Y en el sillón me dejen
tus ojos reposar en calma
del bullicio, mientras aguardo
a mirarlos mañana como ahora,
quizás algo más cerca del poema.

Navidad mejor contigo.
Navidad..


domingo, 22 de diciembre de 2013

QUIERO VOLVER A MIS CINCO



QUIERO VOLVER A MIS CINCO

Hace tiempo que ya dejé de cumplir años. Ahora, en este momento en el que me falta más bien poco para alcanzar la treintena, los años ya van doliendo un poco más que antes. El tiempo pasa, corre, vuela y también va matando silenciosa, calladamente, como la primera gota de un diluvio que se presenta sin avisar. 

No avisa. Los meses se llevan a algunas personas que quiero como la corriente del río esas pequeñas olitas que va formando en el río, casi imperceptibles. Otras personas, simplemente, se separan del camino por el que pretendo seguir transitando, y es inevitable también que la distancia aleje a otras tantas, aunque sepa que sigo perviviendo en sus recuerdos. 

El día de hoy no es como ayer. Ya no soy el mismo que se calzaba los sueños en los pies sin pedir el cielo a cambio, porque no me hacía falta. Soy consciente de ello. Ya se torna una tarea bastante complicada colgarse de los sueños bajo la sábana, mientras se piensa en las maravillosas y oníricas mágicas lianas de Mowgli. Los cumpleaños han dejado de saber a piñatas y anhelos cumplidos cuando un humilde ratoncito también venía a llevarse los dientes caídos. Pero eso tampoco importa ahora demasiado.

Es cierto que me ha madurado la mirada como la manzana que, al final, ha de caerse del manzano en cuanto ya se vuelve comestible y queda desterrada de la primavera como el exiliado de su patria. A veces, tengo esa impresión. Pero lo repito. Eso no importa ahora. Es verdad que ya tengo casi 29 años y los años no se cuentan como antes: con las cartas de amor a los Reyes Magos. Sé que el próximo 5 de enero Baltasar no va a devolverme ciertas cosas, como la memoria de alguien muy cercano. Pero quiero, necesito subirme de nuevo a aquella bicicleta sin ruedillas en la que todo era posible. Imaginaba sin prisas entonces atravesar el mundo en las cuatro esquinas angostas de aquel parque.

Y me pregunto: ¿por qué ahora ha de seguir siendo tan difícil? Soy, tal vez, el mismo. Solo se ha quedado distraída esa mirada inocente de entonces. Tal vez, habrá que echarle algo de coherencia y razón, sin enjaular mis ganas de estar vivo como hago ahora equivocado.

Quiero volver a los cinco. Y si puede ser en los fantásticos asientos del Delorean. 1990. Con mi tierna locura infantil. Allí nos vemos. 

VÍDEO "SIN QUE ME FALTES"

video



Música: Dream Pursuer (Canción china)

TÚ SABES QUE MI CUERPO



TÚ SABES QUE MI CUERPO

Yo estoy hoy seguro
de una cosa:
tú sabes que mi cuerpo
precisa, requiere, necesita
con urgencia tu alma.

Y no hablo solo de esa
alma que se mira despacio
desde el balcón inefable
de una metáfora.

Hablo del alma de tu piel.
Aunque no lo sepas
también tu silueta la tiene,
porque mientras la recuerdo
sé que no muere lentamente
como el tiempo, las calles
o sus pasos cansados.

Tú sabes que mi cuerpo,
y también mis dedos
exigen algo de tierra
y calor para los besos.

Aunque nos haya gustado
hasta ahora pasearnos
por la noche y las ausencias,
y la nostalgia de echarnos
siempre en falta.

Tú sabes que mi cuerpo,
amor, necesita tu alma.

sábado, 21 de diciembre de 2013

OCTAVO DISCURSO HUMANO (DESARROLLO)



OCTAVO DISCURSO HUMANO (DESARROLLO)

No dejo nunca de leer, oír y, a veces, escuchar desde doctas voces en la materia social que vivimos en países desarrollados. Y detrás de ellos, supuestamente, se sitúan los que parecen haber encauzado su destino por los raíles del Progreso y, aún más por detrás, a la zaga, se hallan los que parecen estar abocados a portar la medalla de bronce en esta carrera por el desarrollo. Un maldito tercer puesto: el subdesarrollo. El mal llamado Tercer Mundo.

Contamos con mejor maquinaria, mejores infraestructuras, mejor sanidad y muchas otras mejores cosas que los "desgraciados" o los "don nadies" sobre cuyas espaldas mojadas cargamos muchas veces nuestro bienestar por desgracia, aunque no seamos en ocasiones muy conscientes de ello. Y no puedo evitar que me asalte la siguiente pregunta: ¿merece la pena seguir por este camino? ¿Merece la pena seguir con este desarrollo del 20 por ciento de la población humana cargado sobre el hambre, la miseria y la desdicha del resto? Además, habida cuenta de que nos tornamos cada vez más en recursos cuyos máximos gestores parecen no entender del alma, las emociones y otras cosas verdaderamente humanas, también se me plantea otra cuestión: ¿este desarrollo es humano o más bien técnico?

Hemos mejorado los píxeles de las cámaras fotográficas hasta un nivel inimaginable hace unas décadas. Los ordenadores del tamaño de un armario han dado paso a pequeños aparatos (nanotecnología) en los que se puede almacenar el cielo si me permiten la exageración. Parecemos estar mejor comunicados que nunca. Podemos conversar con amigos a los que dejamos atrás hace unos años y ahora moran en otras partes del mundo para que nos invada dulcemente la nostalgia de recordar viejos tiempos. Todo a través de Internet. Y, por si fuera poco, en estos tiempos que corren y al ritmo al que vamos, llegará el día en que a los robots también les latirá un corazón (eso dicen aunque me veo obligado a ser algo escéptico respecto a ello). 

Sin embargo, me pregunto si todo ello ha conllevado también mejorar nuestra mirada. Ser más solidarios. Padecer el dolor ajeno como si fuera nuestro. Llorar con las lágrimas de otro porque también puede que algún día nos toque también a nosotros. Morir un poco cuando una desgracia ocurre aunque sea en la otra esquina de este vasto mundo. Y desarrollar la luz que llevamos dentro al ritmo al que se ha pasado de la bombilla incandescente a las pantallas de un ordenador. Me temo que la respuesta no es demasiado alentadora. Vivimos en una época inhumana, más aislados que nunca pese al avance de las telecomunicaciones.

Veo muchas máquinas, muchas nuevas tecnologías, pero nada que nos depure un poco un alma un tanto contaminada tampoco. Por ello, me apetece, durante este instante, bajarme un rato de este tren hacia el Progreso. Me apetece quedarme a la zaga. Si me permiten la osadía de no desarrollarme.

Atentamente

Un ciudadano sin ganas de desarrollo

viernes, 20 de diciembre de 2013

SIN QUE ME FALTE



SIN QUE ME FALTE

Contemplo al día
muchas veces la belleza,
pero me falta mirarte
para sentarme tranquilo en ella
como se sienta la nube
en el viento para que la lleve
a caminar por el cielo.

Tus ojos, la mirada clara
que no ha de ser verde
o azul porque ya es el mar
que necesito para ser libre
si me dejas surcar sus pupilas.

Y contemplar al día
la belleza del mundo
sin que me falte mirarte.

jueves, 19 de diciembre de 2013

HICIMOS TANTAS COSAS



HICIMOS TANTAS COSAS

Hicimos tantas cosas
y nos faltaron tantas
como tanto nos faltamos
en este momento.

Saltar el mar en zancos,
caminar sobre el agua
mientras llueven mis ganas
en tu espalda desnuda,
y tal vez amarte más
de lo que pude ya amarte.

Hicimos tantas csoas,
y nos faltaron tantas
como tal vez seguir soñando
después de ausentes.

Y amarnos.

Hasta siempre.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

ESTAMOS CASI SOLOS



ESTAMOS CASI SOLOS

Estoy solo. Busco en el armario
de mis metáforas un hueco
que me abrigue mejor del invierno.

No hallo ninguna prenda
digna de tal mención.

Y es entonces
cuando recojo de tu piel
de aire y versos
el verano que aún no llega
de besos y largas tardes
al abrigo, tal vez,
de tu ausencia.

Así, nunca estamos solos,
si bien he de buscarte
a tientas, a penas,
y a solas.

Estamos casi solos.

martes, 17 de diciembre de 2013

DÉJAME QUE TE SIGA MIRANDO

 
 
DÉJAME QUE TE SIGA MIRANDO

Me detengo. Contemplo desde el balcón,
la ciudad, las promesas imposibles
que viajan como el azúcar
al fondo de la taza
o los autobuses siempre
al mismo destino de la rutina
y las horas casi contadas
sin muchos cuentos.
 
Y me digo que hoy quiero,
necesito, exijo ver algo distinto.
 
En primer lugar, quiero
deternerme en tus pupilas.
 
Solo un ratito para surcar
cada acorde de luz de esos
que no suenan bien en el metal
de las farolas oxidadas
o los túneles de miedo y soledad
humanos que han olvidado
que el Sol existe más allá de los astros.
 
En segundo lugar, quiero
abrir otras puertas.
Tal vez, tus labios si puedo
para que entren otros aires
de alegría desde mis labios
hasta los puertos de tu ternura.
 
Y en último lugar,
no quiero que seamos breves,
aunque no podamos evitar el tiempo.
 
Seamos por hoy
algo más eternos.
 
Déjame que siga queriendo
ver otra ciudad desde mis balcones
de tristeza, nostalgia y belleza.
 
Déjame que te siga mirando.


lunes, 16 de diciembre de 2013

ES HERMOSO SABER




No he inventado muchas cosas.
Edison se adelantó a la luz,
y Einstein casi a la relatividad.

Pero has de saber una cosa.
Siempre me imagino tu boca,
y es hermoso saber que tus labios
todavía existen para mis besos.


Saber. Ser consciente
de que tus ganas aguardan
como el arroyo la corriente
el caudal de las mías.

Y crearnos así una especie
de tierna soledad infinita
acostumbrada a nosotros.

Aunque ya Edison supiera
desde hace mucho que la velocidad
de la luz podía contenerla
una bombilla,
y la relativa imaginación
perteneciera a una idea
de Einstein.

También la gravedad la descubrió
Newton y, sin embargo,
no supo nunca que mi recuerdo
orbita siempre en la nostalgia
de quererte conmigo.

El peso de la belleza
es igual a la masa infinita
de desearte por la gravedad
ingrávida de quererte conmigo.

Y eso no lo supieron ni Edison,
ni Einstein, ni Newton
mientras yo imaginaba
e imagino tu boca.

Y es hermoso saber que tus labios
todavía existen para mis besos.


domingo, 15 de diciembre de 2013

SÉPTIMO DISCURSO HUMANO (DESPIERTE)



SÉPTIMO DISCURSO HUMANO
(DESPIERTE)

Estimado/a lector/a:

No quiero que hoy vuelva a amanecer como de costumbre. Me he levantado algo rebelde. Debe ser eso. Por tal razón, no quiero limitarme a quitarme las legañas, lavarme un rostro algo pegajoso y elevar los párpados tras el cansancio ya bien reposado. 

No quiero limitarme a saciar el hambre que suena en mi estómago con una taza de cacao con cereales o café con leche, mientras soy plenamente consciente de que otros seres humanos con tormentas de hambruna en el estómago pelean por un simple grano de arroz, en algún rincón mediáticamente desconocido de cuantos se hallan en el globo, al tiempo que otros colman sus bolsillos de dinero y acciones sin un verbo tan humano como amar. Y sí. No se equivoque. Quiero que siga sonando el despertador. Pero hoy quiero que sea diferente.

No quiero limitarme a erguir mi espalda como de costumbre. Quiero que también despierten un poco más mis ojos. Mi mirada observe desde sus pupilas claras. Mi razón se rebele, y mi consciencia siga lo que le dicta la poca humanidad a la que me dan permiso en muchas ocasiones. 

Porque creo que despertar es algo más que cumplir con levantarse de la cama para ir a la oficina de lunes a viernes y, tal vez, dentro de no mucho tiempo, también sábados y domingos. ¿Quién sabe?

No puedo seguir limitándome a todo lo anterior, mientras otros sufren en parte por mi desidia o mi desapego. Yo también soy humano, a menos que los latidos de mi corazón se apaguen un día y yo siga viviendo. Cosa que dudo mucho, a menos que se hable del recuerdo o del alma. Y yo también me despierto, aunque, a veces, supongo que no lo suficiente.

Por tal razón, hoy levanto mis párpados, y con ellos también un poco más mi consciencia que sé que ansía hacerlo. También, si se me permite el atrevimiento, le pido que lea esto y realice el mismo ejercicio querido lector. Tengo la certeza de que le costará menos que el teléfono inteligente o el ordenador desde el que visionará este escrito.

Porque despertar es algo más que quitarse legañas y erguir la espalda para ir camino del trabajo. Y yo no puedo seguir durante mucho más tiempo dormido en este incómodo sueño de la inconsciencia colectiva. Despierte un poco mejor también si es posible, por favor.

Atentamente

Un ciudadano casi consciente

P.D: Disculpe si le he interrumpido el sueño. Pero me apetecía, lo repito, despertarme algo mejor esta mañana.


COMO AYER, HOY Y MAÑANA



COMO AYER, HOY Y MAÑANA

Ayer te quise 
como te quiero hoy.

Interminablemente.
Infinitamente.
Inconfesablemente.

Y como también te querré
mañana, a veces, sin tantas palabras
brevemente eternas.

El amor como quererte a ti,
ayer, hoy y mañana.

Interminablemente.
Infinitamente.
Inconfesablemente.


viernes, 13 de diciembre de 2013

NO SABES LO QUE ME DICES



NO SABES LO QUE ME DICES

No sabes lo que me dices,
porque muchas veces no sabes
que lo estás diciendo.

Son tus ojos los que me hablan,
y el trémulo fulgor que emana
de sus pupilas los que aclaran
el sol que ahora intenta
a regañadientes abrirse paso
entre vómitos de chimeneas,
nieblas nocturnas o tristeza
de diverso trazo o ensueño.

Tú no dices nada.
Te quedas callada,
y tu silencio me cuenta
cómo me estás amando.

Parece, yo diría, una de esas gotas
de lluvia que nadie parece notar
y sin embargo, se esparce
como la onda del diluvio
en los espejos de agua de un lago.

Nada dice,
pero habla de todo.

Y ahora estoy seguro
de que me dice que me amas,
aunque ni tú misma sepas
que necesito escuchar
cómo tu silencio me quiere,
aunque tú tampoco lo sepas
todavía.



jueves, 12 de diciembre de 2013

CAMBIEMOS



CAMBIEMOS

Cambiemos. Al menos hoy,
cambiemos algo.

Busquemos los sudores tiernos
de otras noches de buenas ganas.

Indaguemos en nuestras miradas
en busca de esa luz de farolas
de la que escapan los gatos,
y nosotros queremos seguir contemplan
aun cuando muera la noche
y nazca otro día
para no volver, tal vez,
a ser ausentes.

Cambiemos. Al menos hoy,
cambiemos algo.

Cambiemos a la vida.
No muramos tanto ahora.
Démonos más besos,
y no guardemos más abrazos
en los armarios de la vergüenza.

Baja la retaguardia de tus labios,
y gira la cerradura de tu ternura
hacia la mía.

Cambiemos. Al menos hoy,
cambiemos algo.

Empecemos por amarnos
con muchas ganas.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

HAY ALGO SECRETO

 
 
HAY ALGO SECRETO

Hay algo secreto
entre nosotros
que me gusta.

Un susurro nocturno
de cuyo saber a frío,
ausencias y armarios por llenar
solo saben mis latidos fuertes
y tu soledad conspiradora
de aire y metáforas vespertinas.

Un secreto de mediodía.
Una flor de primavera
aún por florecer en tus ojos
claros, y el mar que aguarda
a la puerta de un anhelo.

Falta solo que tú seas viento,
y yo la vela que empuje
a nuestros labios al beso ese
que aún no me has dado.

Ese algo secreto
entre nosotros
que me gusta.

martes, 10 de diciembre de 2013

ESCONDIDO EL PIANO



ESCONDIDO EL PIANO

Ahí estaba. Escondido.
Las notas tras la barra,
y la voz dentro de la copa
enfriándose como la escarcha
que resbala ahora en las aceras.

Ahí estaba. Esperando.
Con las teclas desnudas,
y la música tras la canción
que esperaba paciente
los dedos que la cobijaran
en un pentagrama de frutas,
nostalgia o ganas de vivir.

Ahí estaba. También
llevándome tu voz
o el cielo en los acordes,
como si cupiera en una canción
el paraíso en las ventanas
siempre claras de tus ojos.

Ahí estaba. Escondido
el piano que no escucho nunca
entre bambalinas,
salvo cuando me hablas
de amor, a solas,
y a veces ausente.

lunes, 9 de diciembre de 2013

NO VEO YA AL MIEDO

 
 
NO VEO YA AL MIEDO

No veo ya al miedo,
y me pregunto si es cosa
de mi ceguera sistémica
o mis ganas de no tenerle
más miedo del que me insuflan.

Seguiré diciendo lo que soy,
con el consecuente riesgo
que supongo implica
no tenerle miedo al miedo.

domingo, 8 de diciembre de 2013

SEXTO DISCURSO HUMANO (MALDITO CUMPLEAÑOS)



SEXTO DISCURSO HUMANO (MALDITO CUMPLEAÑOS)

Era todavía algo pequeño para percatarme del peso y la gravedad invisible del tiempo en la sangre y los calendarios. Y esperaba, entonces, con ilusión ese día en el que mis padres me recibían al llegar del colegio con la sonrisa abierta y unas velas de tarta por soplar. 

Hijo, cierra los ojos y pide un deseo. Ten por seguro que se te cumplirá - me decían mis progenitores.

Unas veces pedía viajar con Peter Pan y Campanilla a otros mundos posibles o seguir abrigando la selva de Mowgli bajo mis sábanas, si bien las lianas de las que colgaban mis sueños se iban tornando cada vez más frágiles y finas conforme pasaban inexorablemente las horas y los meses. Aun así, de vez en cuando en mis desvanes cabía algo de instante y eternidad.

Lo que no sabía es que tuviera que pedir disculpas con el tiempo. Lo que no sabía es que estuviese mal cumplir años, como si se pudiera evitar que pasara el tiempo o siguiera corriendo la sangre por las venas. Lo que no sabía es que acercarse a la treintena y atravesarla fuese un delito punible cuyo castigo no es otro que el de verse condenado al ostracismo social más vil y quedar cada vez más relegado a un segundo plano que no conocen los mapas del capitalismo deshumanizador. No entiende de latidos ni pulsiones humanas. Eso me va quedando bastante claro.

Y ya ni hablemos de cuando cumpla los cincuenta. Seré un desecho, un don nadie del que nadie cuidará o se hará cargo. Solo me pondrán "señor" en las amables cartas de las facturas. Pesamos demasiado supongo cuando vamos cumpliendo años, a pesar de que esos mismos años pueden aportar mucha experiencia con la que los jóvenes no cuentan. No tendré fuerzas ni ganas para soplar las velas en ese incierto porvenir. Las arrugas se pagan caras como podemos palpar en estos días cuya realidad plasmaba a la perfección una escena de "Los caballeros de la Mesa Cuadrada" de los Monty Python en la que se decía lo siguiente, mientras desfilaban hileras de cadáveres y mataban a otro que no lo era por ser anciano: "traigan aquí a sus muertos".

Veo cómo muchos perecen socialmente a los 40 largos o los 50 y me pregunto si me deparará el mismo destino el porvenir. Les late el corazón más fuerte que nunca, a veces, pero nadie quiere escuchar esas sistóles y diástoles "agotadas". No quiero que me maten así. Por esa razón, quizás, ya no celebraré más cumpleaños y esconderé el tiempo en un cajón, a ver si le da por no seguir pasando. Y lo reitero, por si no se me ha entendido. Pido perdón si me da por cumplir otro año el próximo 17 de mayo. Maldito cumpleaños.


AHORA ESTOY LLORANDO



AHORA ESTOY LLORANDO

Ahora estoy llorando,
pero no me malinterpreten.

La tristeza no llueve
sobre mis balcones de melancolía,
nostalgia o malos recuerdos.

Tan solo estoy llorando,
porque quiero llorar.

Quiero abrir de nuevo la puerta
a otro latido humano
que no se estampe
contra el asfalto y la calzada
como el diluvio cuando parece
morir al golpearlos súbitamente.

Y calentar las palabras un poco
en esta mañana fría de invierno
como si la metáfora
pudiera cocerse en los tiernos
hornos de la belleza.

Ahora estoy llorando,
pero no me malinterpreten.

No estoy triste,
sino con muchas ganas
de que llueva la emoción
este mediodía en mis mejillas.

sábado, 7 de diciembre de 2013

AHORA EMPIEZA TODO



AHORA EMPIEZA TODO

Ahora estoy sintiendo
que empieza todo,
porque tengo la impresión
de que me quieres contigo
esta noche en el kilómetro
cero hacia el infinito
de tus ganas.

Y puedes estar seguro
de que hoy se acaba el mundo
para que comience dulcemente
la efímera eternidad
de amarnos esta tarde
que no muere,
porque nos estamos mirando
el corazón desde dentro.

Ahora empieza todo.

viernes, 6 de diciembre de 2013

FUTURO IMPERFECTO



FUTURO IMPERFECTO

Ahora llegas como siempre,
como de costumbre.

Y sigues siendo un futuro imperfecto
de querer tu costumbre,
andar en tu cuerpo,
y beber de tus ganas
algo más que el humo
excretado por las chimeneas.

Para que sea un abrazo tuyo
lo que me aleje de este invierno
de escarcha, mensajes de mármol
y belleza aún sin forma.

Y no llegues como siempre,
como de costumbre,
sin la costumbre
de poder besarte el nombre
en presente.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

TRES, DOS, UNO



TRES, DOS, UNO

Tres. Voy a contar
hasta tres besos,
restar hasta dos caricias,
dividirme hasta llegar
a uno con nosotros.

Y entonces, acabaremos
de contarnos,
para empezar a querernos.

Tres, dos, uno..

martes, 3 de diciembre de 2013

NADA DICEN



NADA DICEN

Leo las noticias.
Hablan de crecimiento,
economía y sociedad.

Pero nadie cuenta
cómo se agranda
el suceso de tu recuerdo
en esta memoria mía
que no quiere olvidarte.

Nadie predice tampoco
la corriente estival
que traes ahora a mi casa,
aunque caiga una helada
afuera y poco me cobijen
las ventanas del frío.

El anticiclón de besos
y arrumacos que espero
que arramble esta gran vía
de melancolía y pesar
por la que ando sin la canícula
eterna de mirate los ojos,
y abrazarte el corazón.

Porque ahora muchos
hablan del tiempo de mañana,
y el crecimiento futuro,
pero nadie dice cuánto se agranda
tu recuerdo en mi querencia
de no querer olvidarte ahora.

QUINTO DISCURSO HUMANO (HASTA LOS MISMÍSIMOS)



HASTA LOS MISMÍSIMOS

Ahora mismo estoy hasta los mismísimos. Estoy hasta los mismísimos de que se siga inyectando cubata financiero a quienes se niegan a salir de ese estado de ebriedad deudora y crediticia en forma de hipotecas de mierda (aclaración de "subprime") derivados financieros (más mierda que añadir al tocho de mierda que ya hay) entre otros instrumentos cuya resaca, por desgracia, estamos padeciendo quienes no hemos tenido la oportunidad de degustar un solo sorbo. Yo me pongo hasta las trancas, no te dejo probar un solo trago, y luego el dolor de cabeza o los consiguientes dolores y angustias te los comes tú. Ese es el lema.

Estoy hasta los mismísimos de que la Fed siga metiendo "liquidez en los mercados" por valor de 85.000 millones de USD mensuales (1 billón anuales) con el consecuente aumento de la masa monetaria en los virtuales y oscuros mercados financieros, mientras quienes sostenemos desde la base toda esa maraña de cifras y rentabilidades seguimos viendo cada vez más menguado nuestro ya irrisorio Estado de Bienestar (o Bienestuvo). Estoy hasta los mismísimos de que el BCE acabe de plantear que secundará la moción propuesta por la Fed, decisión por la cual puede que emprenda medidas no convencionales o anticíclicas (que no pagará Draghi por supuesto) para sostener a un muerto que solo se tiene en pie a base ya de respiración asistida, y que no es otro que este sistema capitalista financiero y especulador.

Estoy hasta los mismísimos de que venga la poco menos que sacrosanta y omnipetente figura de Botín a afirmar que llega dinero de todas partes, mientras él y su familia siguen engordando su suculento botín (nunca mejor dicho) patrimonial. Será a tus cuentas en Suiza pedazo de hijo de puta, porque lo que se dice a los bolsillos de quienes sostienen la silla donde reposa tu irredento culo me parece que no. España crece, pero claro, lo que se le olvida decir a Montoro es que buena parte del crecimiento se debe a la inversión con vocación cortoplacista de fondos buitre y otros fondos de inversión cuya única pretensión es forrarse al máximo hasta que terminen ya de exprimir el poco jugo que le queda a la naranja española. Un ejemplo claro es lo que ha hecho Goldman Sachs (sociedad rescatada por el popular Obama con ingentes cantidades de dinero público, claro que sí) con la compra a tocateja de no sé cuántos mil apartamentos en Madrid a precio de chollo o ganga, con fines no lucrativos claro está. Son como las Hermanitas de la Caridad, pero vestidos de traje y corbata.

Estoy hasta los mismísimos. Y, por si ya fuera poco, me tengo que aguantar el discurso, en Salvados, de otro seguidor empedernido del sistema en forma de gestor que suelta tantos eufemismos que si los tradujéramos en prendas de vestir dejarían el armario de Agata Ruiz de la Prada a la altura del betún. "Los mercados se corrigen sobre la marcha" (lleva la Fed cinco años inyectando pasta y ná de ná señor). Y esa entre otras tantas lindezas que darán para un próximo capítulo. Solo me pregunto: ¿nos tomas por gilipollas pedazo de cabrón?

Pues eso. Estoy hasta los mismísimos. Y no voy decir lo que sigue. Dejaré que ustedes lo adivinen

lunes, 2 de diciembre de 2013

HOY HA VENIDO ALGUIEN



HOY HA VENIDO ALGUIEN

Hoy ha venido alguien
a mi puerta bastante especial.

Alguien diferente diría yo.
Con la belleza en el rostro,
las maletas de los sueños
sobre su espalda de viento,
y con la sangre lloviendo
torrentes de ganas en las venas.

Me ha pedido.
Me ha exigido
que hagamos alguna
que otra locura, 
y que no pongamos pretextos
absurdos a nuestros miedos
a creer en lo diferente.

Me ha dicho, incluso,
que es diferente,
porque ya es mía,
si bien todavía
no lo sabía muy bien.

No mueras todavía.
Ven conmigo.

Y le he dicho hoy
que sí a mi vida.

Quiero salir con ella
siempre en el corazón.

domingo, 1 de diciembre de 2013

ESTOY LOCO



ESTOY LOCO

Estoy loco, me dicen,
si me salto los semáforos
de miedo que conducen
a mis sueños y anhelos.

Si vuelo a la belleza
sobre las alas frágiles
de una mariposas.

Si creo en barcos
y aviones mágicos sin propulsión
a diésel o queroseno
y con los mandos siempre
hacia el Norte de cualquier deseo.

Y si todavía anhelo
que los ángeles y hadas
vuelvan a rescatar
al Peter Pan que todavía duerme
dentro de mis barbechos
de esperanza y sosiego.

Supongo que si no sigo
el camino correcto
por la senda de siempre,
estoy algo loco.

Pues llévenme lejos,
entonces, si quieren.

Para que olviden todos
un poco más la locura.

CUARTO DISCURSO HUMANO (URGENCIAS)



CUARTO DISCURSO HUMANO (URGENCIAS)

Ahora parece desfilar por estos inmensos pasillos una cabalgata de dolores mudos y gemidos que muchos se niegan a escuchar mientras se aíslan con sus auriculares o el maravilloso mundo del Iphone. Hay mucho ruido afuera, y es mejor replegarse mientras no te toque la gran suerte de padecer alguno de esos dolores. 

Un chico entona algo solo, como si no fuera con él el agobio y las prisas con las que se transita hacia quién sabe qué mágico progreso y qué mágica fórmula de curación. Hablar se habla bastante poco en las conversaciones en las que parece que más bien se gastan palabras. Hay un hombre triste que pide limosna frente a una casa de acogida. Los pocos colibríes de esperanza que quedan necesitan respiración asistida. Los sueños parecen agonizar, mientras un solitario aspirante a poeta llora solo en los bancos de algún sitio cualquiera. Y no hablo de los pasillos de urgencias. Ahora es la ciudad la que padece la urgencia de que algo cambie.

Está algo enferma de avaricia y codicia. Un organismo nacional le inyecta algo de cubata financiero para que siga en pie artificialmente, mientras el corazón humano de sístole y diástole se le va apagando. Otra cosa es quién la va a acompañar en la más que probable sempiterna resaca posterior. Mientras tanto, me adentro más y más en lo que parece más bien la antesala de un principio y un final. Las urgencias de un hospital. Los cuidados intensivos de la poca humanidad que parece resistirse a un progreso meramente técnico, donde lo humano es mejor dejarlo al margen. 

Lo peor es que no hablo de lo que llamarían en griego "nosocomio" o "casa de salud". La ciudad está enferma. Y necesita con urgencia volver a soñar urgentemente con otro mundo posible.


sábado, 30 de noviembre de 2013

NO TE QUIERO PORQUE SÍ



NO TE QUIERO PORQUE SÍ

No te quiero porque sí,
y tampoco porque no.
Y podría dar mis vueltas
a una razón, pero no sé
cuánto tardaría
y no quiero perderme el mundo
que me espera
cuando pueda besarte.

No te preocupes.
No te quiero porque sí.
Eso es seguro.

viernes, 29 de noviembre de 2013

¿QUÉ MÁS QUIERES?



¿QUÉ MÁS QUIERES?

Ya te respiro el aliento,
ya fumo tu boca,
ya me asomo a tus ojos
como si fueran ventanas
a otros balcones más grandes
y azules que los que dan ahora
a la triste vista de mi calle
observada desde abajo
de tus pupilas.

Ya no duele tanto el tiempo.
Ya no soy tan viejo.
Ya te escribo la piel
en estos márgentes,
ya te siento conmigo,
ya tengo urgencia de mirarte,
y necesidad de quererte.

Ahora solo falta que tú
también me respires el aliento,
y en un beso sencillo
me preguntes:
¿qué mas quieres?

Y sigamos siendo
eternamente jóvenes,
amándonos.

jueves, 28 de noviembre de 2013

MEMORIES FROM MY CHILDHOOD (VERSIÓN LIBRE EN INGLÉS DE "A MI HERMANO")






MEMORIES FROM MY CHILDHOOD

I am now waking up from a very exhausting day and he is still here. Sleeping on his bed. I should just walk the distance between reality and memories. I am little bit far from home, but 3000 kilometers is not a so long distance to be covered. It does mean anything while thinking about him.

We are still so young. Just five or six years old. My parents are always taking care of us. In the meanwhile, we are both discovering with them how marvelous happiness would be while learning together how to ride a bicycle, wear our clothes or wait for the Three Wise Man and their camels to leave magically some toys on our couch. Our matresses are also wonderful. We may talk to them about our concerns and fears and they never say no. They are always available. We are both growing up at the same speed and I feel myself sometimes as if my brother was my own reflect on a mirror. Days, weeks and years are flying at home. Time goes by so fastly, but we do not care.

My brother have just asked me: where do you think we will live when we will get older? I am just having a few words coming to my mind at that time while almost having some tears rolling on my cheeks. We are already more than fifteen and we start to wonder ourselves what future will give us. I have no idea. But this is for sure: I am not gonna be far from you. Never far from you. I want you just to keep this promise in the years ahead: do not forget about me when we will not be so close to each other as we are now. Never forget about our souls.

I will never do it- I say. You are always be part of my life. My heart will be always with you. Do not worry about it my dear brother.

And he is still here while I am thinking about how busy is gonna be today at work. My memories are also waking up from a lethargy while having a careful look at a photo we are both smiling at each other in. This smile is melting my heart now as the snow is melted when summer starts to give its first rays of sun to the city. It is sunny and I want to survey it from my window. He is still here and I am looking into his eyes while crossing his soulful and gleeful heartbeats. I am not far from him. He has just got a girlfriend and he is smiling in the way we smiled at each other a few years ago. I am building a bridge to our memories and he may not know about it.

I am 3000 kilometers from home, and I am giving him a wonderful hug of happiness.

He may have no idea about it, but he is still here, on the other bed of the room.

My twin brother. He is still here.

TE HE QUERIDO

 
 
TE HE QUERIDO

Te he querido, muchas veces,
sin saber que te quería.

Y no entiendas mal.
No quiero decir con esto
que no quisiera siempre
asomar mis labios a tu boca,
y respirar tiernamente tu aliento
de aceituna y almendra fresca.

No. No quiero decir eso.
Solo quiero decir que no puedo
contarte solo como una historia,
porque eres mi historia.
 
Y, a veces, no sé
cómo confesártelo.
 
Supongo que bastara
con quererte ahora
como te he querido,
muchas veces,
sin saber que te quería.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

SOLEMNE PAYASO



SOLEMNE PAYASO

Permítanme, al menos, hoy
que me ponga una nariz roja,
engrandezca con tinta y plastilina,
y colorines mis labios,
sonría sin pedir demasiado permiso,
y la carcajada emerja sola
de mis ganas de reírme
como la escarcha en la helada
de una noche fría e invernal.


Se lo prometo.
No haré mucho ruido.
Me reiré lo justo,
y me columpiaré sin molestar
durante un momento
en mis risas.

Seré lo que ustedes quieran llamarlo.
Tal vez, un solemne payaso.

ÁNGELES EN AMBULANCIA



ÁNGELES EN AMBULANCIA

Los sueños se han vuelto
cobardes ante el tiempo
que parece matarlos.

Los ángeles van a los cuidados
intensivos en ambulancias
de desesperación y temores.

Y las horas están heridas
de demasiado cansancio y arrugas.

Entonces, busco en el baúl
olvidado de mis ganas
las ganas de abrazarte,
y seguir queriendo mejor
al mundo, aunque esta rutina
de lunas rotas parezca dejar
el instante como una mala secuela
de latidos exhaustos en el corazón.

Y agonicen ángeles, hadas, sueños,
y demás fantasías sin tu fantasía
o sin la tierna melancolía
de un poeta que ama sentarse
en los bancos de la belleza
a pintar de azul la gris ciudad.

Porque me curo del tiempo
que duele en el instante
en el que te amo.

Y los ángeles, entonces,
no necesitan ambulancias.