MÚSICA PARA EL ALMA

jueves, 28 de febrero de 2013

SI SUPIERAS



SI SUPIERAS

Si supieras
todo lo que he sabido
de nosotros.

Que anduve tu cuerpo
de brazo a brazo.

Como se andan los sueños
a lomos de un lápiz
o rotulador de colores.

Raya a raya con los dedos
recorriendo los mapas
erizados de tu escalofrío.


Nota a nota
cabalgando del falsete
siempre feliz de tu risa,
aunque la tristeza
ponga acordes de soledad
en cada pisada.

Si supieras
lo que he esperado
para que ahora me recibas
llena de tu virtud enamorada.

Mientras se me llenan los ojos
de agrias raíces de agua.

Y lloro dulcemente
andando tu ausencia.

Si tú supieras...

miércoles, 27 de febrero de 2013

LO QUE ENTIENDO, A VECES

 
 
LO QUE ENTIENDO, A VECES

Lo que entiendo, a veces
son palabras, son hechos,
son verbos de acción.

Y no el silencio que enmudece
y surge de nuevo en el corazón
de algún sonido.

Tampoco el vaivén de las olas,
cuando aún parece no haber corriente
y mucho menos cómo en tu ausencia
sin demasiado calor
sigue muriendo mi deseo.

Rebusco en algún estuche
de mármol, cielo o agua
algún lápiz con que trazar tu forma.

Pero el recuerdo es difícil de entender,
cuando es del todo olvido.

Lo que entiendo, a veces,
no eres tú, y si lo eres.

martes, 26 de febrero de 2013

RUTINA URBANA

RUTINA URBANA

Amanece el mismo sol de siempre
con lágrimas de luz
y helio y sangre en cada rayo
y cada ocaso.
Me subo en el mismo bus
de siempre con el mismo diálogo
de miradas cansadasa y conversaciones
sobre el infarto reciente
de no sé quién.

El mismo diario
con la misma transparencia
de una tapia.

El mismo olor a cigarro
en la chaqueta de un transeúnte.

La nieve crujiendo
sobre mis pies,
porque es invierno
aunque me brille la pupila.
Voy al trabajo, y luego,
cuando cae la tarde,
vuelvo a hilvanar sueños.

Estoy cansado.
Cuando la luna se despierta
a contarme sus historias plateadas
de luces y estrellas allá arriba.
Disculpen, me voy un rato
de la ciudad.
Necesito irme a soñar.

lunes, 25 de febrero de 2013

LA SOLEDAD




LA SOLEDAD

Un hombre vaga solo
en las calles de la ausencia.
Se despiertan sus pasos
en la nieve como huellas
anodinas del cansancio.


El ritual de ceder el asiento
a las señoras en la guagua
hastía a otro señor que no sabe
si le sostiene el latido el corazón.


Y yo bebo algo más de nostalgia
y melancolía sumergiéndome
en el gélidamente cálido
amanecer de la ebriedad
que brinda con lágrimas
de cerveza otro día sin ti.


Tus ojos me siguen mirando
hasta después de tu pupila.



La soledad, ya ves,
es al fin morir un poco
antes y después de tu nombre.

JUGUEMOS AL ESCONDITE

JUGUEMOS AL ESCONDITE

No hace falta ocultarse
de la vida de los fantasmas,
el dolor, y el tiempo maldito
para volver a soñar.

Tampoco pensar que ya no existe
Spiderman que trepe a lo alto
de un edificio para salvarnos
de un jóker jugando al póquer
maléfico de los asesinos.

Y menos creer que el elástico
de los Cuatro Fantásticos
puede servir de trampolín
hacia el cielo como si fuera
pan comido en juego y mesa
escalar el mundo hasta la ionosfera.


No, de eso no va a soñar.
Va más bien de estar despierto
ante la herida o la sonrisa.
Y que un árbol nos proteja,
por qué no, de la tormenta
aunque se sepan buenos conductores
del relámpago el sauce o el madroño.

De no dejar de ser,
aunque sean los años
y ya haya madurado la mirada.
Juguemos al escondite un poco
nada más con la ciudad
de fantasmas y miradas ausentes.

Y soñemos.
Siempre despiertos,
soñemos.

domingo, 24 de febrero de 2013

I WANT TO KNOW YOU LOVE



I WANT TO KNOW YOU LOVE

I want to know you.
While hearing the roaring
of waves breaking on the shore.

While time is going by
and someone is giving
his silence to a blank sheet
as if dying was wonderful
on the clutches of inspiration.

While people are roaming
on the unpredictable roads of life
and I always want to find
a straight way to your lips.

While music is golden
in wheat ears 
on a sluggish breeze.

I want to know you.
While poetry is surveying
the silhouette of beauty
in every corner of the streets.

While gazing at the moon.
While breathing, 
while painting smiles
on other's faces.

I want to know you.
in silence, in words.
In tender caress.
I want to love you,
once again, love.

INCANSABLE



INCANSABLE

Incansable.
Quiero que este poema
sea incansable como el viento
que parece cruzar sin sudor
de esquina a esquina el mundo,
sin miedo a lo que deja atrás:
llantos de hoja en los sauces
y cimbreo en los trigales.

Y que no tenga tiempo
como las gotas incansables
de la lluvia que parecen
nunca morir contra la ventana:
vuelven en otro diluvio siempre,
como tú vuelves a arder
en los diarios de asfalto,
tristeza y soledad de esta ciudad.

Incansable, incansables.
Quiero que vivas
incansablemente
sin ser demasiado eterna.

Sin que te apagues
como el calor de los panes
en los brazos fríos del tiempo,
después de horneados.

Incansable, incansables.
Seamos el único verso
de este poema que ahora
atraviesa tu pupila y me lleva
a surcar tu océano de belleza.

Como el viento de antes,
y ahora y siempre.

Incansable, incansables
como nosotros. Sin más.


sábado, 23 de febrero de 2013

VEN DE NUEVO




VEN DE NUEVO

Ven de nuevo.
No te detengas,
aunque ya el tiempo
se haya parado
en tus pasos
mojados de nostalgia.

Ven de nuevo.
No tardes que la eternidad
es breve cuando está cansada.
Ven mientras el embrujo
de la noche produce un infarto
Y puedo mirarte a los ojos,
tierno de estrellas en la pupila.
mientras me baño en tu iris
con los colores que no acarrea
la ciudad gris de los sin nombrs.

Ven de nuevo.
Quédate de nuevo esta noche
en donde pueda recordarte.
Con el tiempo siempre detenido
en tus pasos.

VIVIR EN POESÍA



VIVIR EN POESÍA

Todavía solo puedo escribirte.
En ocasiones, te busco
a tientas en las perchas
vacías de algún armario de flores
donde ya solo huele a detergente
o polvo típico de alcobas.

En otras, me voy al mar.
A veces, sin barcas
que me lleven en la corriente.


Quiero besar la belleza
de tus líneas infinitas,
y coserte a mis horas
para que, tal vez, la eternidad
pueda hilvanarse a base
de remiendos de sueño.

Y te escribo, solo te escribo.

^Porque quiero algún día
llegar a vivir en ti, poesía.

viernes, 22 de febrero de 2013

SUBAMOS AL ESCENARIO

 
 
SUBAMOS AL ESCENARIO

Subamos al escenario.
Date prisa.

El teatro de los sueños
nunca abre hasta después
del alba.
 
Corramos el telón del abrazo
antes que se nos derritan
las manos de escarcha.

De repente, sin más.
Y sin menos que nosotros.

Ya se consume la noche
en los surcos inexorables
del tiempo que todo lo borra,
y todo lo revive
como las huellas de una ola
que vuelven a la arena
con otro desmayo de espuma.

Subamos al escenario.
Date prisa, y soñemos
a deshora, ahora que estoy cansado
y el mar ha dejado de quejarse.

Tranquilos y serenos.
Subamos al agua si podemos.

Y hagamos la obra del amor.

Hoy nos toca besarnos.

jueves, 21 de febrero de 2013

AHORA VALEN



AHORA VALEN

Ahora valen las alma
el salario mensual,
y los amores cada vez
se queman más bajo la flama
fútil de una riqueza
que no rebasa las pirámides
invertidas del egoísmo.

Yo, mientras tanto,
arranco belleza de los bancos
en los que puede sentarse
tranquilamente mi sosiego
a jugar con los barcos
de cristal de mi sueño.

Surcando mi inocencia.

Porque no quiero cargar
demasiado el equipaje
de nombres que no sepan
a recuerdo, lágrima o latido.

Ser ligero como polvo
de cometa en la galaxia
o percal de cometa al viento.

Y reposar, tal vez,
en tus brazos del cansancio.

Sin más acciones que mis ganas.
Sin más inversión que los besos
acabándose en la última esquina
del deseo de tu cuerpo.

Sin que valga mi alma
cuentas sin demasiada fábula.

Para ser
ligeramente humano,
contigo, con ellos.

Conmigo.

VOLVIMOS AL MAR



VOLVIMOS AL MAR

Volvimos al mar.

A tus manos de agua.
A tu cintura de corriente.
A tu beso de distancia.

A tu recuerdo transparente,
y a tu cuerpo de corales,
y gobiernos de algas y sal.

Volvimos al mar.

A escarparnos del mundo.

A volver a nosotros.

Volvimos al mar
de tu nación enamorada
de ausencia, y recuerdo, y agua.

martes, 19 de febrero de 2013

NO SOY DEMASIADO GRANDE



NO SOY DEMASIADO GRANDE

No soy demasiado grande.
Tampoco demasiado pequeño.

Y busco a tientas
en las escaleras de un lápiz
la manera de volver a tu altura.

Quiero sentir ese calor
de los panes recién horneados,
mientras me abrazas
sin que un recuerdo escape
a las esquinas sin tiempo
de las agujas de un reloj
enfermo ahora de horas.

Sin que tus manos de humo,
viento, y agua se escabullan
rápido como la efímera juventud
sepia de una tarde por declinar.

Y recurro a la altura
de un sueño para encontrarte.

A veces, es complicado.
Lo reconozco. Tejer metáforas
que me hagan cruzar el arco iris,
aun cuando no llueve y el cielo
no puede pintarse de tus colores
es algo complicado.

No obstante, algo es cierto.
Tengo el recuerdo para vivirte.

Sin ser demasiado grande
como tu alma.

lunes, 18 de febrero de 2013

AMOR INSUFICIENTE

Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
 
Primera definición de la RAE para "amor" 

 

AMOR INSUFICIENTE

Ahora ya no sé si, en realidad, podré volver a amar algún día. Al parecer, soy insuficiente en mi misma definición y, por tanto, nada de lo que haga por otra persona va a bastar para colmarla de alegría. Diré que amo por decirlo. Algunas veces lo haré para que la persona a la que amo me haga ser sin tener en cuenta si puede estar dejando de ser por mi culpa. De nada valdrá rascarle la barriga una buena mañana de sábado con tal de sacarle una sonrisa al compás de unas dulces cosquillas. Tampoco servirá de mucho que le traiga el desayuno a la cama con el baldío propósito de pintarle una sonrisa amanecida de ternura en el rostro. Las flores un día cualquiera del año se secarán como mi rostro contemplándola embebido, mientras los años surcan mi sangre como corrientes de hematíes hacia la oxidación y el polvo en que algún día me tornaré, inevitablemente, insuficientemente. Los versos, métaforas o naciones de belleza que escriben sus ojos mientras devuelven la luz a estos balcones tristes y nevados de febrero quebrarán como una ola en la orilla, con la diferencia de que no habrá corriente marina suficiente para levantarla de nuevo. Ni qué decir tiene tampoco que mis abrazos y arrumacos valdrán bastante poco. Serán insuficientes.

Ahora, amor, no volveré a utilizar esta palabra en las próximas cartas que pueda escribirte. Su presente y futuro, al parecer, resultan insuficientes. No podremos reírnos juntos de nuestros miedos; pasear de la mano por nuestros sueños en esa tierna y dulce utopía de cruzar la fantasía a lomos de la impredecible aventura de quererse; o cruzar puentes fantásticos que lleven más allá de Madison, la Luna o el pequeño bar que rodea mi actual estudio. Tampoco podremos escuchar los ruidos de la calle como las guitarras siempre afinadas de Yepes. Serán ruidos, y la música será insuficiente para variar su destino hacia el chirrido inexorable en el oído y la posterior y más que probable dentera. No podremos, por no poder, ni amarnos desde nuestras penas o alegrías, ni aguantar nuestras manías. Tú seguirás viendo algo que no me gusta en la tele, y no podré susurrarte algo que me atraiga a tu vera como el faro los barcos hacia el muelle. Todo será insuficiente, ya ves.

Y todo esto - que conste - te lo digo desde mi corazón, insuficiente. Tal vez, será mejor que olvide durante un instante ese afán poético a la par que egoísta por intentar reducir una avenida de faros a unas cuantas farolas semiapagadas en las calles de la desilusión. Y te diga, pese a todo, que quiero seguirme encontrando contigo insuficientemente, amor.


ESTARÁS SIEMPRE DE VUELTA

 
ESTARÁS SIEMPRE DE VUELTA

Estarás siempre de vuelta.
Regresarás al instante,
aunque ya tu momento
haya caído al mar
como cae la última lágrima
del sol durante el ocaso.
 
Y todo se quedará a oscuras
para que siga mirándote.
Y vea en tus ojos
la mañana que no devuelven
los mediodías cuando no te contemplo
sencilla y erguida, mujer.
 
Me pondré una blusa
llena de tu tacto,
e invocaré tu metáfora.
 
Tal vez, el silencio
siga respondiendo con algún nombre
de esos tuyos que no mueren.
 
Estarás siempre de vuelta,
aunque nunca vuelvas ya
a estar en mis abrazos.
 
Estarás siempre de vuelta
en la distancia de un recuerdo.
 
 

domingo, 17 de febrero de 2013

YO ME DESPIDO




YO ME DESPIDO



Yo me despido diciendo adiós.
Otros "Good bye" o "Au revoir".

Yo digo que los besos
se pegan a la boca,
como sellos de carne al cariño.
Otros simplemente se acarician,
y, a veces, en un gesto
vale la belleza todo un instante.



Yo saludo, y me despido,
y digo adiós, y sonrío,
tal vez, desde otra lengua,
pero con el mismo idioma humano
con el que se sonríe el agricultor
de arrozales en Vietnam,
o llora desconsolado alguien solo
en los bancos de algún parque.

Yo digo otras palabras
con el mismo verbo humano, al fin.



Aunque suene diferente la despedida
con otro acento y otro cantar.

Solo soy humano al fin,
intentando hablar el idioma
universal del cariño, sin más guerra
que el verbo en la metáfora
peleando entre golondrinas,
ventanales y soledad.

Como toods los que hablan
desde la voz humana.

Un distinto idioma.



Un mismo humano soy.

HOY HE VUELTO A CAER



HOY HE VUELTO A CAER

Hoy he vuelto a caer.
Y cuesta un poco levantarse.

Me siento mal, destrozado
como la lluvia cuando cruza
el asfalto durante el diluvio
y muere con sangre transparente
de agua sobre la acera
para no volver nunca más
hacia arriba, hacia la nube.

Sin embargo, todavía me golpea
la vida a latidos en el pecho.
Y sé que hay muchos nombres
más alegres aún que pronunciar.

Aunque se roben tantos
apellidos a la tierra cada momento.

El mundo me espera.
Lo sé, y no queda más
que madrugar siendo
lo de siempre, humano.

Y volver al plano vertical,
donde la lluvia también pueda
volver a ser agua en la nube.

Y transparencia dulce en el diluvio.

Para seguir estando vivo..

sábado, 16 de febrero de 2013

FUI ALUMNO



FUI ALUMNO

Fui alumno de las flores.
Siempre quise aprender
cómo se erguían tan bellas
y sencillas.

Y de los sauces, y la lluvia,
y las estrellas, y el silencio,
y las heridas, y el abrazo,
y la muerte, y la vida,
y el saludo, y la despedida,
y el odio, y el amor.

De todos ellos aprendí
un poco de que iba la vida,
aunque todavía no lo sepa mucho.

Hoy soy maestro y aprendiz
de mi propia metáfora vital.

Tal vez, no sé mucho todavía.

ESTOY SOLO



ESTOY SOLO

Llora el sauce, y la nieve
sobre la terraza llena de musgo.

El camino ahora al cielo
está lleno de curvas que no llevan
precisamente a tu piel.

Y dan las doce,
y la una, y las cuatro,
y no aparece ninguna recta
al horizonte. Me duermo,
y lo más triste es que entonces
me acompañas en un largo
y dulce desmayo de metáforas
al que algunos llaman sueño.

Pero despierto, y el sauce
sigue llorando. El mar
diciendo adiós en la espuma.

Y estoy solo, al fin,
a veces, imaginándome contigo.

viernes, 15 de febrero de 2013

NO ESPEREMOS DEMASIADO



NO ESPEREMOS DEMASIADO

No esperemos demasiado.
Para los besos solo tenemos
nuestras bocas. Y no son eternas.

Más bien son como la nieve
que se deshace en la acera
a golpes de sol y primavera.

Midamos tan solo las orillas
de nuestro tacto.
Y vivamos nuestro instante
ahora. No somos eternos.

No esperemos demasiado.

jueves, 14 de febrero de 2013

DESDE NOSOTROS

 
 
DESDE NOSOTROS

Ven ahora desde ti misma.
Desde donde nosotros
hemos nacido.

Desde esos labios densos
donde reposa una ola
de lujuria que espera
desvanecerse dulcemente
en las orillas de tu boca.

En un vaivén de caricias.
En una noria de arrumacos.
Sin morirte en el recuerdo
como la gota de agua
que se estampa contra el suelo
por la fuerza del diluvio.

Ven, así, como tú. Sin más.

Desde ti misma.
Desde donde nosotros
hemos nacido.

Y amemos.
Amemos nuestro instante.

Donde nosotros
hemos nacido.

martes, 12 de febrero de 2013

UNIÓN




UNIÓN
.
Contemplo la naturaleza. No veo que el agua piense en separarse del nenúfar que

reposa sobre sus ondas transparentes. En ese vínculo natural no existen 

nacionalidades ni banderas. Lo único que, tal vez, los separa es el tiempo. El agua
seguirá allí cuando el nenúfar marchite, pero otro vendrá a amarla a su manera

natural.



Algo bastante distinto ocurre en la ciudad. No somos naturalmente humanos. Escucho

cómo se empeñan algunos en separar nuestros pasos sin siquiera haberse intentado

estrechar la mano. No somos el agua y el nenúfar que se aman, naturalmente. 


Preferimos desunirnos. Y solo me pregunto: ¿Tanto cuesta ser naturales?


Hablemos una misma lengua. Portemos una misma bandera de amor y ternura y


conquistemos los besos como si el cariño pudiese forjar naciones de belleza. Con


distintos tonos. Con distintos acentos.


Con otras palabras, pero seamos, al fin, naturalmente humanos.

EL DÍA ES AHORA TRISTE



EL DÍA ES AHORA TRISTE

El día es ahora triste.
El sol no asoma 
en los balcones.

Y tú tampoco me miras.
A la azotea le falta
el ruido del vecino incluso.

Y todo parece envejecer
como las sábanas viejas
que ya solo tapan el polvo
de otros tiempos,
y como el pan de hace varios días.

Y te quisiera aquí conmigo.
En la palabra amor que falta
en el vacío de este cuaderno
sin tus letras de flores,
y tus metáforas de silencio
acunado por el abrazo.

El día ahora es triste.
Y solo puedo esperarte
para que amanezca un poco
al menos en esta soledad mía,
que también es nuestra.


En este día triste.

lunes, 11 de febrero de 2013

PERDERSE



PERDERSE

Perderse, volviendo a ti.
Y en el camino a tu piel
descubrir esa página de belleza
que solo se abre en tu silueta.

Ningún poeta todavía
ha sabido conjugar tu poesía
mejor que mis labios.

Y sabes que conozco mejor
el mundo, cuando tú lo miras.
Y penetro desde la pupila
frágil de un verso
ese brillo que arde después
de la llama de tu iris.

No pregunto demasiado
al futuro por ti. Nada más.
Eres ahora, aunque no seas
más que, a veces, un recuerdo
de tacto que no sabe de manos,
dedos embriagándose
de curvas o abrazos.

Y quiero perderme, simplemente
volviendo donde no estás.

En esa agridulce nación
de ausencia donde muere
tiernamente mi deseo de tu nombre
bajo el silencio.

Donde todavía te amo.

Volviendo a ti.

domingo, 10 de febrero de 2013

ACUDO A TI



ACUDO A TI

Ya todo se ha ido.
Yo también.

Queda el calor de la ropa
en las alcobas sin sastre.

La ciudad con antiguos pasos.
La farola que deja de besar
con sus bombillas la pupila
que ya se ha dormido.

Y busco tu blusa,
tu pecho o tu perfume
para no marcharme siempre.

Acudo a ti,
porque todavía
es pronto para irse.

Y si muero,
prefiero que sea
acudiendo a ti.


LENGUAS



LENGUAS

Nuestra historia se escribe
en los idiomas del mundo.

En cada gesto que hacemos.
En cada lágrima que vertemos.
En cada adiós que decimos.

En la sangre que corre
por nuestras venas sin demasiado
tono azulado de otra casta.

En la sílaba de ternura
que pronuncia una mirada
en silencio, cuando se quiere
ese silencio tan propio
de los que no necesitan
más que un beso para entenderse.

Y en cada corazón humano
que quiere salir afuera del pecho
y latir en el otro amigo,
hombro o párrafo de polvo
ganado a los escombros.

Nuestra historia se escribe
en todas las lenguas del mundo.

Y ahora solo puedo pedir
que las lenguas se pronuncien
otro día más con sílabas,
gramática de cariño, 
y sintaxis oracional de abrazos.

Sin sangre derramada.
Sin balas, ni granadas.

Armadas de belleza humana.

Que nuestra historia
siga siendo la de los idiomas
del mundo.

Y solos, al fin,
sigamos siendo
diferentemente humanos.

En todos los idiomas del mundo.

sábado, 9 de febrero de 2013

ESTAMOS CON NOSOTROS



ESTAMOS CON NOSOTROS

Estamos con nosotros.
Abrazo todavía caliente,
y la lluvia precipitándose
en cascadas de melancolía
desde los ojos tristes.

Estamos con nosotros,
porque todavía te amo.

Y abrasa la almohada
tu tacto de cereza y amapola
todavía, aunque solo llueva
el tiempo en las raíces
del olvido y la soledad.

Y quede el silencio
como el único verbo
para amar.

A solas,
mientras recuerdo
que todavía
estamos con nosotros.


jueves, 7 de febrero de 2013

TE QUIERO PORQUE TE QUISE



TE QUIERO PORQUE TE QUISE

Te quiero porque te quise.
Porque pude salirme del tiempo
en tu instante,
sin perder de vista los relojes
que terminaban nuestra eternidad
efímera de abrazos.

Y porque nunca supimos
de lo de más,
mientras fuimos de más
en cualquiera de aquellos besos
con sabor a otoño, mar
y tierna melancolía.

Te quiero porque te quise
como eras entonces,
y como no eres, a veces,
ahora.

No me preguntes cómo.
Pero no he logrado todavía
irme de ti
a contar otros cuentos
de caricias.

Decirte adiós,
porque te quise.



TOCO LAS CUERDAS




TOCO LAS CUERDAS

Toco las cuerdas del silencio.
Estás cantándome, y mi voz
lo sabe. El tiempo dulcemente
se torna música y la lluvia
suena a guitarra transparente
mientras cae de tu cuerpo
sudando.

Todavía nos queda un rato
para estar juntos.
Acaba de hacerse de día
en este ocaso. Puedes mirarme
mientras no llegue el amanecer
a despertarte,
guitarra de adios en ristre,
sin mis brazos.