MÚSICA PARA EL ALMA

viernes, 14 de octubre de 2011

LA CIUDAD DESAPARECE



LA CIUDAD DESAPARECE

La ciudad desaparece,
y el silencio se llena
de colores cuales luciérnagas
de luz sobre el asfalto.

Las palabras se adueñan
entonces de las esquinas.
Y en cada sorbo de carretera
bebo un poco de melancolía.

Me vuelvo sastre de cada momento,
y en cada instante que hilvano
sucede que soy.

Mientras tanto, sueño,
y la ciudad desaparece
tras los ojos.

Cuando el mar es horizonte,
y el infinito paz, y poesía.








1 comentarios:

bastetselene dijo...

Creo que hay momentos en los que me gustaría desaparecer, que fuera tan fácil como abrir y cerrar los ojos, momentos de soledad que son necesarios para pensar y reflexionar.