MÚSICA PARA EL ALMA

martes, 12 de noviembre de 2013

IR MUY LEJOS



NO HACE FALTA IR MUY LEJOS

Algunas veces, busco el cielo
efímero de un vaso de tinto,
una cerveza y tu olvido.

Y otras me alejo un poco,
más o menos a una metáfora
de distancia pensando
que, quizás, tus besos
me aguardarán en las perchas
que cuelgan del armario
como las nubes parecen pender
del Sol y el firmamento.

Y los papeles se llenarán
de tus labios con los márgenes
carmín anclados en mi boca.

Me imagino también
que solo necesitaré 
que me lleves a tu lengua
para recorrer de esquina
a esquina esta ternura sola 
ahora que quiere desencadenar
una tormenta de ganas en tu deseo.

Y que las semanas contigo
solo tendrán lunes al abrigo
del cariño y los arrumacos.

Sin dirección de domingos
melancólicos ni días tristes.

No hace falta ir muy lejos,
cuando está cerca tu boca
para darme lo que ahora quiero:
acercarme a lo que piensas.

En fin, a lo que estoy seguro
de que quiere decirme tu boca:
un beso.

1 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Los recuerdos suelen estar en cada rincón de nuestra casa y sobre todo en nuestro corazón.
Cariños....