MÚSICA PARA EL ALMA

viernes, 13 de enero de 2012

AMOR SIN DUDA

Es ist Liebe,
ohne Zweifal

Anónimo




AMOR SIN DUDA

He cruzado mi destino
como se cruzan los hilos
de dos agujas de coser
en un vestido que espera cuerpo
que envolver todavía:
leves y tiernos.

He andado con otros pasos.
He latido con otro corazón.
He mirado con otras pupilas,
y, a veces, he sentido
un fugaz resplandor alegre
el instante que dura
el encuentro de dos trenes
veloces a mitad de rumbo.

He tenido muy cerca el paraíso
sin yacer sobre el cansancio.


No necesité llaves mágicas
para que se abrieran solas
las puertas del alma.

He sido libre como la corriente
del río que se ensancha
al llegar al mar.

He atravesado en algún momento
sobre mis labios el mismo puente
de cariño hacia los sueños.

Y, en algún instante, mi ternura
ha atracado con su flor de miel
en otra travesía distinta
a la que surcaba mis arrugas
irreparables de sangre, y tiempo.

No tuve tiempo, entonces,
para que acabara el tiempo.

Y ha pasado la eternidad
en este momento como pasa
volando el recuerdo
por las habitaciones de la memoria,
cuando el silencio se hace amigo
de una agridulce soledad,
y converso con mi nostalgia
tiernamente.

Todavía guardo el calor
de esos días como guarda
el diluvio la tierra
para convertirse en rosa.

Ha sido infinitamente maravilloso
haber rozado la belleza
sobre los caminos húmedos
de piel de su espalda.

Haber rozado con los dedos
una fantasía sin haberme dormido.

Eso ha sido amor,
sin duda.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Puedes olvidar mi nombre, mis apellidos
Pero no mis besos
pues hasta el aire de Luxemburgo
Ha sido sin quererlo
Testigo de nuestro amor y deseo
Y es y será esclavo de
nuestro recuerdo.

Medemoiselle d´Imbercourt dijo...

"He sentido
un fugaz resplandor alegre
el instante que dura
el encuentro de dos trenes
veloces a mitad de rumbo".


¡Qué genial! Así es el amor, lo infinitamente efímero para ser eterno.