MÚSICA PARA EL ALMA

sábado, 19 de abril de 2014

TODO CAE MENOS TÚ



TODO CAE MENOS TÚ

Todo cae. Todo se desploma.
Todo de derrumba.

Los edificios también,
pero la estancia inhóspita
de tu soledad que quiero habitar
sigue presente desde lejos.

La tarde cae y se acuesta
cansada en otro ocaso.

La sangre también se derrama
y se degrada en las venas.

La luz de una farola se apaga,
y tus pupilas ahí siguen
quemándome dulcemente el iris.

El tiempo pasa, y caen
las agujas también en este mediodía
en el que las nubes grises
me impiden solo un poquito
observar gaviotas azules
de infinito en el cielo.

La primavera de desploma
tiernamente en septiembre
en los brazos marrones del otoño.

Y también la vida se cae,
se derrumba, y se entierra
al cabo de nuestros años.

Sin embargo, tú no caes.
Tú no te desplomas de mis ojos,
mientras construyo tu silueta,
tus manos, tus miedos y tus ganas
en una de esas noches de alambre,
y esos castillos de aire
que encantado escalo,
mientras pienso que eres
posible en esta dulce utopía
de querer, aunque ausente, conmigo.

Eres indomable, infatigable,
imperecedera en mi recuerda.

Y todo cae, menos tú.

Y no caes, no caes
nunca en el olvido.




1 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Todo puede derrumbarse menos el amor que anida en muestro corazón.
Muy bonito!!!
Cariños...